Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.
SOLICITE INFORMACIÓN

Hágase voluntario de hospicio para ayudar a cambiar la realidad

Jessica, una voluntaria de VITAS, describe su experiencia como voluntaria de hospicio.

Muchas personas se imaginan como voluntarios de hospicio para generar un impacto positivo al final de la vida de otras personas. Muchos nunca hacen la llamada telefónica que podría cambiar sus vidas porque no están seguros de cuáles serán los requerimientos y no están convencidos de que estarán a la altura de las circunstancias.

¿Listo para apuntarse? Hágase voluntario de hospicio hoy

Voluntarios de hospicio

El voluntario es un vínculo entre los seres queridos y los cuidadores profesionales. Los voluntarios estarán a disposición incluso cuando los amigos y familiares tengan dificultades para hacerlo. Los voluntarios no tienen el apego emocional que tiene la familia. Están capacitados para cubrir las necesidades de pacientes y familiares. Realizan visitas según un cronograma, pero pueden hacer cambios en base a la salud e intereses del paciente. No reciben paga, pero son invaluables.

¿Cuáles son los requerimientos para ser voluntario de hospicio?

Los voluntarios de hospicio deben saber que el trabajo de hospicio tiene su sacrificio. Usted se hace amigo de personas que morirán, y de sus seres queridos.  Debe tener la capacidad de sentarse tranquilamente, adoptar un papel secundario en los eventos que lo rodean y ser una presencia tranquilizante cuando se lo solicita.  Debe ser un invitado, un observador, un facilitador.

Como voluntario de hospicio, usted debe:

  • Dedicar tiempo a la orientación para voluntarios
  • Ser confiable
  • Ser paciente
  • Saber escuchar y ofrecer consuelo en silencio
  • Conocer sus fortalezas y sus límites y saber cuándo decir no
  • No ser moralista
  • Aceptar que las necesidades pueden ser físicas, emocionales y/o espirituales
  • Respetar todas las creencias, todas las costumbres religiosas y a las personas que no las tienen

TAMBIÉN VEA: Encuentre su rol de voluntario de hospicio ideal

¿Cómo sabré lo que debo hacer?

Cada voluntario de VITAS recibe capacitación gratuita e integral antes de ser asignado a un trabajo como voluntario. Aprenden sobre filosofía de hospicio, cuidados para enfermos terminales, educación sobre aflicción y pérdidas, precauciones de salud y seguridad, etc. Hablan sobre los tipos de voluntariado en los que están interesados y qué talentos encuentran en ellos sus coordinadores de voluntarios.

Los voluntarios trabajan con un equipo clínico compuesto por un médico, una enfermera, un auxiliar, un capellán y un trabajador social. Debido a que comparten tiempo con el paciente, los voluntarios que brindan cuidado directo de pacientes a menudo pueden ofrecer al equipo comentarios valiosos sobre los problemas que surgen durante sus visitas.

TAMBIÉN VEA: Obtenga información sobre la capacitación de voluntarios para un programa de hospicio de VITAS cercano.

¿Por qué los hospicios tienen voluntarios?

Cuando el cuidado de hospicio se convirtió en un beneficio de Medicare en 1982, la ley firmada por el presidente Ronald Reagan incluyó el requisito de que los voluntarios comunitarios debían brindar un mínimo de un 5 por ciento de la cantidad total de horas de cuidado de pacientes. Es uno de los factores que contribuyen con la singularidad del cuidado de hospicio en la asistencia médica.

La idea era que los voluntarios brindaran un tipo de cuidado y un punto de vista que ni los proveedores de servicios de asistencia médica del equipo ni los familiares, también parte del equipo de hospicio, podían ofrecer. En la actualidad, cada hospicio certificado por Medicare, ya sea público o privado, secular o religioso, con o sin fines de lucro, capacita a los voluntarios comunitarios para brindar un 5 por ciento de horas de cuidado de pacientes. Así lo establece la ley.