Visitas de mascotas en cuidado de hospicio

Rogie es voluntario de Paw Pals de VITAS. Mire el video para ver cómo él y otros perros con sus compañeros humanos visitan a los pacientes de VITAS para brindar confort y amor.

Cuando los animales hacen lo que las personas no pueden

¿Se acuerda de "Lassie"? Todas las semanas en el programa de televisión de la década de 1950, la valiente perra collie rescataba a su familia y amigos de caídas, incendios y otros peligros. El programa exhibía de manera dramática lo que los pacientes de hospicio experimentan todos los días, la devoción de nuestros amigos de cuatro patas.

Muchos centros cuentan con voluntarios de visitas con mascota: animales adorables, y sus dueños, que son entrenados para proporcionar confort y una amistad muy especial a todo aquel que pueda beneficiarse de ello, desde un niño que intenta aprender a leer hasta víctimas de catástrofes y ancianos.

Los voluntarios con mascotas para hospicio visitan a pacientes en hogares de ancianos, comunidades de vida asistida o sus casas. Las visitas de mascotas para hospicio ofrecen una distracción agradable de la enfermedad y ayudan a las personas a no sentirse tan solas. Dejan a sus pacientes, y a cualquier otra persona que tenga la suerte de estar cerca, con una sonrisa, más relajados e incluso más saludables.

El uso terapéutico de mascotas ha recibido más atención y gran aceptación ya que continúa brindando beneficios considerables para toda clase de necesidades. Incluso existe un acrónimo. La investigación sobre interacción entre humanos y animales (HAI, por sus siglas en inglés) que consiste en el estudio de la relación entre los cuidados con mascotas y la salud física y mental.

Los beneficios de las visitas de mascotas incluyen:

  • Cuidados de confort
  • Traen recuerdos a la memoria
  • Estimular la actividad
  • Brindan amor incondicional

Los expertos en asistencia médica afirman que los pacientes de hospicio son considerablemente más activos y receptivos durante y después de las visitas de los animales. Pero los equipos de hospicio, los pacientes y las familias no necesitan estadísticas ni investigaciones para ver que las mascotas pueden producir cambios que ninguna cantidad de medicamentos ni intervención humana parecen lograr.

Conozca a algunos de los Paw Pals® de VITAS

Bodhi, el golden retriever

Bodhi

Bodhi es un muchacho agradable con ojos adorables. Puede ver cuando alguien necesita consuelo. Bodhi escucha cada palabra, y parpadea para responderles a quienes le hablan.
Max, una mezcla de laboratorio

Max

Max es como un oso de peluche enorme. Le encanta llamar la atención y adora acurrucarse al lado de uno. Disfruta especialmente que le rasquen la panza y el pecho.
Beckett, el bulldog francés

Beckett

Beckett nació en Oklahoma y se mudó a Florida con su mamá adoptiva. Trabajó como perro de terapia antes de llegar a VITAS. ¡Los pacientes dicen que tiene un carácter maravilloso!
Gizmo, la gata siamés

Gizmo

El papá de Gizmo la encontró en una venta de garaje y animó su vida. Ahora tiene una hermana perruna, un hermano chinchilla y una hermana gatita que se unió a la familia cuando el papá de Gizmo conoció a su mamá.
Mushka, la terrier Jack Russell 

Mushka

Llamada así por una mascota cosmonauta rusa, Mushka tenía una gran responsabilidad a su cargo. Vive con sus padres y dos hermanos gatunos, ¡y la atención es la llave de su corazón!
Lay Down Sally, la labrador retriever

Lay Down Sally

Nació en Illinois y recibió ese nombre por la canción de Eric Clapton "Lay Down Sally". ¡Le gusta más ir de visita al hogar de ancianos que al parque para perros!
Walter, el Shih Tzu

Walter

Walter se unió a su familia cuando tenía unas 8 semanas de vida. Solían vivir en Colorado, ¡pero el clima cálido de Florida va mucho mejor con su estilo! Todos dicen que es un muchacho encantador.

En VITAS, rodeamos a los pacientes y sus familias de servicios y recursos para darles calidad de vida al final de su vida.