Cómo utilizar la válvula de un tanque de oxígeno

Para conocer la forma más segura de abrir una válvula de tanque de oxígeno, vea esta demostración de Brian Farbelow, certificado en terapia respiratoria y director de Equipos médicos a domicilio de VITAS.

Abra la válvula lentamente y por completo

Todos los tanques o tubos de oxígeno tienen una válvula que controla la cantidad de oxígeno liberado. Siempre abra esa válvula lentamente y por completo.

El motivo es el siguiente: las moléculas de oxígeno se comprimen bajo presión extrema dentro del tanque. Cuando la válvula se abre de manera rápida o solo parcial (o si la válvula se rompe en una caída, vuelco o colisión), las moléculas del interior se ponen en movimiento, chocando unas con otras en el regulador y la válvula. Crean suficiente calor para encender cualquier cosa con la que entren en contacto. Incluso las partículas de polvo en la válvula pueden iniciar un incendio intensificado por el oxígeno.

Al abrir la válvula lentamente y por completo, garantiza que el oxígeno se libere de manera segura.

Nunca use lubricante o aceite

Además, nunca use lubricante o aceite en los tubos de oxígeno o sus reguladores. El oxígeno reduce el punto de ignición del aceite y los hidrocarburos a temperatura ambiente. Eso significa que cuando el oxígeno entra en contacto con el lubricante, la mezcla estalla en llamas, encendiendo cualquier material cercano.

A través de nuestro equipo de técnicos de equipos médicos a domicilio (HME), VITAS ofrece equipos médicos a domicilio, incluidos tanques de oxígeno, a nuestros pacientes como parte de los beneficios de hospicio de Medicare. Los miembros dedicados exclusivamente a nuestro equipo también ofrecen capacitación y asistencia sobre cómo usar el equipo.

Averigüe si el cuidado de hospicio podría ayudar a su ser querido.