Qué sucede cuando un paciente de hospicio muere en casa

La muerte es un proceso que comienza mucho antes de que notemos los indicios de la "muerte definitiva". Es posible que su ser querido nunca experimente algunos de estos síntomas, o bien, puede experimentarlos antes o después de lo indicado. Esta lista ofrece un resumen aproximado de cuándo los síntomas aparecen generalmente o cuándo pueden empeorar.

Alguien de su equipo de VITAS hablará con usted acerca de qué esperar y qué hacer al momento de la muerte. Su equipo conocerá las preferencias religiosas o culturales de su ser querido. Uno de ellos "asistirá" al momento de la muerte con usted, si es posible. Alguien llegará poco después del fallecimiento para ayudar con los detalles y asegurarse de que los familiares estén bien.

Qué esperar

La muerte es un evento natural. No existen reglas sobre cómo morir o cómo presenciar los últimos momentos, o últimos meses, de un ser querido. Es posible que algunos familiares participen desde temprano o de manera frecuente en el proceso, pero no estén para la muerte en sí. No dude que su presencia permanecerá con su ser querido. La muerte expone muchos momentos.

La siguiente información no pretende predecir lo que ocurrirá, sino darle una idea de qué esperar o dónde puede estar su ser querido durante el proceso de la muerte, con la esperanza de que puedan aprovechar al máximo su tiempo juntos. 

Posibles síntomas a medida que la muerte se acerca

Meses antes de la muerte:

  • Mayores infecciones
  • Hospitalizaciones más frecuentes; menos tiempo entre los viajes al hospital
  • Complicaciones multiorgánicas
  • Tratamientos menos eficaces, o el paciente tiene menos interés en los tratamientos
  • Pérdida de interés en la comida; disminución del apetito; pérdida de peso
  • Disminución de fortaleza, vitalidad o movilidad
  • Disminución del interés en actividades o en la conversación

Semanas antes de la muerte:

  • Mayor cantidad de horas de sueño; retraimiento
  • Insuficiencia respiratoria
  • Aumento de la confusión
  • Mayor cantidad de medicamentos para controlar los síntomas
  • Pérdida de control de los intestinos o la orina
  • Menor tolerancia a la comida

Días antes de la muerte:

  • Disminución del consumo de alimentos y líquidos
  • Sequedad en la boca
  • Agitación
  • Dificultades para respirar
  • Fiebre
  • Orina más oscura; menor producción

Horas antes de la muerte:

  • Motas de color púrpura en la piel
  • Espasmos
  • Sudoración
  • Coma
  • Cambios en la respiración

Cómo cuidar de usted mismo 

Si ha brindado cuidados durante mucho tiempo y ha observado el deterioro gradual de su ser querido, probablemente esté agotado. Quizá haya descuidado su propia salud para cuidar de esa persona. Si su ser querido murió repentinamente, con toda seguridad usted ha atravesado un período de conmoción y estrés. En cualquiera de los casos, es probable que esté agotado física, mental, emocional y espiritualmente.

Y a lo mejor aún tenga que ocuparse de muchas cosas, incluso tareas que nunca había tenido que hacer antes. Aunque esté agotado, es posible que deba cuidar de otras personas aparte de usted, adultos mayores frágiles o niños. Quiere ayudarlos, incluso si eso significa relegar sus necesidades a un segundo plano, nuevamente.

Averigüe si el cuidado de hospicio podría ayudar a su ser querido.