El hospicio es una solución de cuidado para los residentes de facilidades de vida asistida

Cuando los residentes de facilidades de vida asistida (ALF) necesitan cuidados de enfermería especializada, el hospicio se convierte en una solución de asistencia médica que beneficia a las instalaciones y los residentes por igual.

El hospicio es una opción particularmente útil si las políticas de estado o de la ALF exigen que los residentes que tienen una enfermedad avanzada o que se aproximan al final de la vida reciban tipos de cuidados superiores, ya sea dentro o fuera de una ALF.

Cuidado de hospicio en la ALF:

  • Mantiene el flujo de reembolsos/pagos de la instalación en concepto de servicios que no son de hospicio
  • Apoya el envejecimiento en el lugar al ofrecer una variedad de servicios de hospicio (médicos, emocionales y espirituales) directamente al residente de la ALF
  • Evita los traslados o las transiciones de cuidado perturbadoras y potencialmente perjudiciales cerca del final de la vida al reducir las cargas emocionales y financieras para el residente y su familia

Las transiciones sin complicaciones al hospicio apoyan a los residentes de las ALF, sus familias y el personal

Un referido para el hospicio mantiene a los residentes en la ALF para que reciban cuidados al final de la vida, con atención médica/psicosocial especializada y cuidado personalizado complementario provisto por el equipo de hospicio. Los residentes permanecen en entornos familiares, donde VITAS presta cuidados enfocados en el confort, equipos y suministros para abordar el diagnóstico de hospicio, mientras la ALF sigue prestando servicios no relacionados con el hospicio.

Durante una evaluación con el residente de la ALF, la familia y el personal, un enfermero de admisiones de hospicio identificará los servicios que ya presta la ALF y aquellos otros servicios o suministros que se necesitan para que el residente se sienta confortable en la instalación. Los servicios de la ALF (a veces disponibles por un costo adicional) pueden incluir limpieza, ayuda de un auxiliar o administración de medicamentos.

Los residentes de las ALF se benefician de la experiencia en hospicio, los equipos, los suministros y el cuidado las 24 horas, los 7 días de la semana

El equipo de hospicio ofrece niveles adicionales de apoyo relacionados con el diagnóstico del residente, que incluyen:

  • Cuidado en la ALF a través de visitas programadas regulares de los miembros de un equipo de hospicio interdisciplinar: enfermero, auxiliar, médico, trabajador social, capellán y voluntario
    • En colaboración con el médico de cabecera, el enfermero y el médico de hospicio supervisan el cuidado médico y actualizan el plan de cuidado del residente según sea necesario
    • El auxiliar, trabajador social, capellán y voluntario de hospicio se ocupan de la higiene personal y las necesidades emocionales y espirituales del residente.
  • La entrega oportuna de equipos médicos al residente, como una cama de hospital, una silla de ruedas, un caminador, una palangana móvil, medicamentos u otros suministros.
    • Una vez que se emite un referido para hospicio, VITAS normalmente se ocupa de la transición del cuidado en un plazo de 24 horas.
  • Ayuda de un trabajador social de hospicio, quien puede colaborar con los beneficios del seguro o las conexiones con otros recursos de la comunidad
  • VITAS ofrece control especializado de síntomas para mejorar la experiencia de los residentes. Las modalidades pueden incluir oxigenoterapia de alto flujo, cuidado de heridas, administración de líquidos y otros servicios integrales.
  • Apoyo continuo para conversaciones sobre los objetivos de cuidadoplanificación anticipada de cuidado y directivas anticipadas para conocer lo que los residentes entienden sobre su diagnóstico, sus síntomas y pronóstico, y ayudarlos a identificar sus objetivos, valores y deseos para los cuidados al final de la vida a medida que su salud se deteriora
  • Apoyo al momento de la muerte, que incluye comunicación con el médico y traslado del cuerpo a la casa funeraria
  • Ayuda a la familia con el funeral
  • Firma oportuna del médico del certificado de defunción
  • Apoyo espiritual y cuidado pastoral de un capellán de hospicio
  • Ayuda para el doliente para el paciente, la familia y el personal de la ALF hasta y durante 13 meses después de la muerte

El cuidado de hospicio es una solución viable para el cuidado al final de la vida en el entorno de una ALF, uno que beneficia a las ALF de manera no competitiva y les da a los residentes la tranquilidad de que pueden permanecer en casa (donde prefieran estar) para recibir los cuidados al final de la vida.

Preguntas frecuentes

¿Su paciente está listo para el hospicio?