Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.

Cuidado de hospicio a domicilio

Enterarse de que usted o un ser querido tiene una enfermedad terminal genera una cantidad de preguntas: "¿Cómo hará mi familia para cuidarme?". "¿Podrá soportar el dolor?". "¿Podrá quedarse en casa?”

El confort está en casa

Cuando sentimos que la vida es un caos y que nada es como era antes, la mayoría de nosotros queremos estar en nuestra casa. Según las encuestas, ante una enfermedad terminal, nueve de cada 10 personas indica que prefiere recibir atención en su casa y continuar con la rutina con la que se sienten más cómodas.¹

Hospicio: una filosofía, no un lugar

Muchos creen que el hospicio equivale a ir a un lugar y morir allí. El hospicio no es un lugar. El hospicio es una filosofía de atención que se enfoca en mejorar el confort y la calidad de vida en general durante los últimos meses, semanas y días de vida.

El cuidado de hospicio se centra en el tratamiento de los síntomas físicos, controlar el dolor y atender las preocupaciones emocionales y espirituales. El hospicio puede hacer que el tiempo que le queda al paciente sea más significativo para ellos y sus seres queridos.

Dondequiera que viva, allí está el hospicio

El cuidado de hospicio se presta dondequiera que viva el paciente: una residencia privada, una comunidad de vida asistida o un hogar de ancianos. Un equipo de hospicio interdisciplinario -médico, enfermero, auxiliar de hospicio, capellán, trabajador social, voluntario-se encarga de prestar un cuidado de hospicio compasivo en el lugar donde el paciente vive.

Cuando un paciente vive en una residencia privada, el equipo acude a su casa para prestar servicios de manejo del dolor, control de síntomas y cuidados personales. El equipo también capacita a los cuidadores y ofrece apoyo emocional y espiritual al paciente y sus seres queridos.

En el caso de los pacientes que viven en una comunidad de vida asistida o un hogar de ancianos, el equipo de hospicio presta servicios complementarios a la atención que el paciente ya está recibiendo. El personal del centro se considera una extensión de la familia del paciente y recibe el mismo apoyo emocional, incluso servicios de apoyo ante el duelo después de la muerte.

¿Qué sucede si la afección del paciente se torna difícil de controlar?

Si los síntomas del paciente -por ejemplo, dolor, náuseas o confusión- empeoran o se tornan difíciles de controlar, el hospicio sigue ayudando al paciente a permanecer en su hogar. Los hospicios certificados por Medicare deben ofrecer turnos temporales de cuidado continuo junto a la cama del paciente cuando los síntomas empeoren para que no tenga que ir a una sala de emergencias.

Porque -especialmente cuando se está gravemente enfermo- no hay mejor lugar que el hogar.

>

Un representante de VITAS puede contactarlo hoy para ayudarle a usted o a su ser querido a recibir cuidado de hospicio en el hogar.

¹https://www.cdc.gov/aging/pdf/advanced-care-planning-critical-issue-brief.pdf

Contáctenos para una consulta gratis

Un representante de VITAS puede contactarlo hoy para ayudarle a usted o a su ser querido a recibir cuidado de hospicio en el hogar.

*
*
*
*
*
¿Desea recibir comunicaciones futuras?


*