Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.
SOLICITE INFORMACIÓN

Transición del hospital al cuidado de hospicio

Héroe de la transición de la atención

Un equipo de especialistas en hospicio

La transición de cuidado curativo al cuidado de hospicio es un momento emocional, ya que la familia se enfrenta a la realidad de la enfermedad de su ser querido. Una vez que las órdenes de admisión están listas, la familia lleva a su ser querido a casa y empiezan una "nueva forma de vida normal", una forma de vida para la que probablemente no están preparados. Pero con el hospicio, la transición es un poco más fácil tanto para la familia como para el paciente, ya que se ofrece un equipo de especialistas en hospicio a su disposición para que los guíen y apoyen en cada etapa del proceso.

Prestar servicio

La tarea del equipo de hospicio es asegurarse de que el paciente y su familia reciban los servicios, suministros e información que necesitan para estar cómodos, tranquilos y seguros.

Transiciones de atención de HME

El equipo está integrado por un médico, enfermero, auxiliar de hospicio, trabajador social, capellán y voluntario. Todo el equipo está siempre disponible y, desde el comienzo de la transición, explican detenidamente lo que está sucediendo, qué esperar y qué hacer. Durante las semanas siguientes, el equipo visita al paciente regularmente y le ofrece un tratamiento continuo para el dolor y los síntomas, atención personal, instrucciones para cuidar al paciente y consuelo para la familia.

Ayudar a los pacientes a adaptarse

Durante la transición al cuidado de hospicio es posible que también se tengan que usar equipos médicos especiales. El personal de hospicio se asegura de que todo lo que necesite el paciente -una silla de ruedas, cama de hospital, oxígeno- se entregue en el domicilio del paciente y que la familia sepa todo lo necesario sobre su uso.

Dependiendo de la enfermedad del paciente, es posible que tenga que tomar varios medicamentos a distintas horas del día. Parte de ayudar al paciente y a la familia a adaptarse es también ayudarles a organizar los medicamentos, asegurarse de que se pidan y reciban los reabastecimientos de medicamentos y que los fármacos que ya no se necesitan se desechen adecuadamente.

No importa dónde viva el paciente gravemente enfermo -una residencia privada, un hogar de ancianos o una comunidad de vida asistida- las transiciones pueden ser estresantes; pero cuando la transición es a los cuidados de hospicio, jamás tendrán que transitarla solos.

Artículos relacionados:

Lleve el hospicio a su casa

¿Qué es el hospicio?