Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.
SOLICITE INFORMACIÓN

Cuidado de hospicio por sepsis/choque séptico

Un paciente de hospicio con su cuidadora.

¿Es profesional de asistencia médica?  Lea nuestras Pautas de admisión a hospicio para pacientes con sepsis

Si está leyendo esto es probable que usted o un ser querido suyo haya recibido un diagnóstico de una infección grave conocida como sepsis o choque séptico. Su búsqueda de confort, apoyo y respuestas se hace más difícil cuando tiene que tomar una decisión en cuanto al cuidado adecuado al final de la vida.  

La sepsis es diferente a otras enfermedades graves o crónicas que suelen derivarse a hospicio por el ritmo en que se desarrolla. Si no se trata y aborda rápidamente, una infección relacionada con sepsis puede extenderse rápidamente a todo el cuerpo y empeorar, muchas veces en cuestión de horas o pocos días. Hay que hablar con el personal de admisiones a hospicio apenas se recibe el diagnóstico de sepsis, ya que es en ese momento que VITAS puede ayudar.

¿Qué es la sepsis o choque séptico?

La sepsis es una afección muy grave que surge cuando el sistema inmunológico del cuerpo responde inadecuadamente a una infección, una respuesta que daña los propios tejidos y órganos principales del cuerpo.  La mayoría de las infecciones relacionadas con sepsis son causadas por bacterias, pero también pueden derivar de hongos, virus o parásitos. El flujo sanguíneo, pulmones, cerebro, tracto urinario, piel y órganos abdominales son los lugares más comunes donde se da una infección por sepsis primaria.

La sepsis se clasifica en tres estadios, y cuando es necesario derivar al paciente a hospicio, debe hacerse rápidamente.

  1. La sepsis es la infección inicial, que desencadena una respuesta inmunológica inflamatoria que afecta a todo el cuerpo. La mayoría de las personas se recupera de una sepsis leve si se administran antibióticos, fluidos y tratamientos de apoyo a tiempo, preferiblemente a horas del diagnóstico. 
  2. La sepsis grave afecta y deteriora el flujo sanguíneo a los órganos vitales, incluso al cerebro, corazón y riñones. También puede provocar la formación de coágulos sanguíneos en órganos internos, brazos, dedos de las manos, piernas y dedos de los pies, lo que genera una falla orgánica de diversa gravedad y gangrena (muerte de tejidos). Aproximadamente el 30% de los pacientes diagnosticados con sepsis grave no sobrevive. Algunos síntomas de sepsis grave son: 
    • Producción de orina significativamente más baja
    • Cambios abruptos en el estado mental
    • Menor recuento de plaquetas
    • Dificultades respiratorias
    • Dificultad del corazón de bombear sangre
    • Dolor abdominal
  3. El choque séptico evoluciona cuando una sepsis grave produce una caída drástica en la presión arterial. Aproximadamente la mitad de los pacientes que sufre un choque séptico no sobrevive.

Los médicos estudian una variedad de factores y hacen distintas pruebas para identificar la fuente de la infección y diagnosticar una sepsis, como temperatura, frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria, recuentos de glóbulos rojos/plaquetas, análisis de biomarcadores y otros cultivos/análisis.

¿Quiénes tiene un mayor riesgo de sufrir sepsis o choque séptico?

Algunos pacientes son más susceptibles que otros, como los que:

  • Son muy jóvenes o muy viejos
  • Sufren una enfermedad crónica o infección bacteriana resistente a medicamentos
  • Tienen el sistema inmunológico debilitado por VIH, tratamientos contra el cáncer, medicamentos por trasplantes, diabetes o trauma grave
  • Tienen que usar dispositivos invasivos, como catéteres intravenosos, tubos respiratorios o dispositivos de asistencia ventricular para el corazón

Qué deben saber los pacientes y familias sobre la sepsis y cómo puede ayudar el hospicio

Los pacientes son elegibles para el cuidado de hospicio cuando un médico toma una determinación clínica de que la expectativa de vida es de seis meses o menos si la afección o enfermedad sigue su curso esperado. 

Sin embargo, muchas infecciones por sepsis ocurren en pacientes que ya están gravemente enfermos, hospitalizados, en la unidad de cuidados intensivos (UCI) o recuperándose de un procedimiento en el hospital. De hecho, en los pacientes que son derivados a cuidados de hospicio por una infección por sepsis, la sepsis a menudo se convierte en una de las causas de muerte. 

Se debe contactar de inmediato al personal de admisiones a hospicio tras el diagnóstico de sepsis ya que el tiempo es un factor decisivo cuando ocurre una infección progresiva y potencialmente rápida a finales del progreso de la enfermedad o en pacientes cuya salud ya es inestable o delicada. El cuidado de hospicio, que se enfoca en la calidad de vida al final de la vida, podría ser la opción adecuada si la sepsis se diagnostica y trata tarde. Si el paciente no fallece por la sepsis, los cuidados paliativos podrían ser una opción para manejar los síntomas a largo plazo, controlar el dolor y ayudar al paciente a recuperarse. 

Estos son algunos consejos para las familias y pacientes que se enfrentan a los desafíos de una enfermedad grave, hospitalización y numerosos procedimientos que los ponen en riesgo de sufrir sepsis. Lea y comparta "Considering Hospice: A Discussion Guide for Families."

Diga qué es lo que quiere: hable sobre sus deseos, escríbalos, compártalos. El tiempo es decisivo durante una infección por sepsis. Si es un paciente en riesgo de sufrir sepsis, asegúrese de documentar sus deseos y preferencias de cuidados al final de la vida ahora, antes de que surja una crisis.  Decida qué intervenciones quiere y no quiere ante un diagnóstico limitativo o una infección potencialmente mortal como una sepsis. Cuando tiene  directivas anticipadas completas, como un testamento de vida o poder notariado para tomar decisiones de atención médica, su familia, apoderado de atención médica y equipo de atención médica pueden decidir cómo cuidarlo al final de la vida sin culpas ni desacuerdos.

Si quiere contactarnos para obtener más información: