Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.
SOLICITE INFORMACIÓN
Making the Rounds

Aspectos de una muerte digna: los médicos y familiares a menudo están de acuerdo con los pacientes, pero existen algunas divergencias

06/27/2016

MTR - Junio de 27

Aspectos de una muerte digna

Si bien los pacientes, sus familiares y los profesionales de atención médica identifican los mismos tres aspectos de mayor importancia con respecto a lo que es tener una muerte digna, en el caso de otros elementos sobre "morir bien", las perspectivas de estos grupos tienden a diferir. Esto es lo que indican los resultados de un estudio primero en su clase publicado en el American Journal of Geriatric Psychiatry.

Derive a su paciente al cuidado de hospicio: En línea | Aplicación móvil | 800.938.4827

"Las discrepancias que encontramos entre las perspectivas del paciente, familiares y profesionales de atención médica sobre lo que significa tener una muerte digna indican que existe una necesidad imperante de que las partes interesadas involucradas dialoguen sobre la muerte al planificar los tipos de cuidado para cada paciente individual", escriben los autores.

"Uno de los objetivos importantes de este estudio es alentar a la comunidad médica y civil a acelerar un diálogo abierto sobre la muerte y la agonía, ya que en la cultura de los Estados Unidos la gente tiende a temerle a la muerte".

Los investigadores revisaron publicaciones internacionales sobre estudios cuantitativos y cualitativos publicados en inglés entre 1996 y 2015, a partir de los que se redactaron 36 artículos relevantes, e identificaron 11 aspectos centrales de una muerte digna. Las "partes interesadas" en la definición de una muerte digna incluyen a los pacientes (con una edad media en la mayoría de los estudios de > 65 años), familiares (antes y después de perder a un familiar) y profesionales de atención médica (médicos, enfermeros y otros).

Los 11 aspectos centrales de una muerte digna incluyen las preferencias para un proceso de agonía específico, control del dolor, religiosidad/espiritualidad, bienestar emocional, terminación de la vida, preferencias de tratamiento, dignidad, familia, calidad de vida y relación con los profesionales de atención médica.

"Esta es la primera vez que se combinan los datos de todas las partes involucradas", dice el autor principal Dilip V. Jeste, MD, director del Stein Institute for Research on Aging de la Facultad de Medicina de University of California, San Diego. "La muerte es obviamente un tema controversial. A la gente no le gusta hablar sobre esto en detalle, pero deberíamos. Es importante hablar de manera honesta y transparente sobre qué tipo de muerte prefiere cada uno de nosotros".

Aspectos principales para todos los grupos

  • Todos los participantes indicaron que valoraban un cuidado de alta calidad al final de la vida
  • Las preferencias para un proceso de agonía específico (pacientes, 100%; familias, 100%; profesionales de atención médica, 94%), con subaspectos como el entorno para morir (como estar en casa en vez del hospital) y la preparación para la muerte (por ejemplo, directivas anticipadas y disposiciones para el funeral)
  • Control del dolor (pacientes, 85%; familiares, 90%; profesionales de atención médica, 85%)
  • Bienestar emocional (pacientes, 60%; familiares, 70%; profesionales de atención médica, 67%)

Opiniones divergentes

"Para los pacientes, el final de la vida no solo abarca los componentes físicos de la muerte sino también inquietudes psicosociales y espirituales", observan los autores. Si bien los pacientes estaban de acuerdo con la familia y los profesionales de atención médicas en cuanto a las primeras dos cualidades de una muerte digna, el tercer aspecto de mayor importancia para los pacientes -religiosidad/espiritualidad (65%)- era aceptado por menos en los grupos de familia y profesionales de atención médica (50% y 59%, respectivamente). Por el contrario, los pacientes ponían menos énfasis en las preferencias de tratamiento que los otros dos grupos (55% en comparación con el 70% para la familia y el 61% para los profesionales de atención médica).

"Clínicamente, a menudo vemos una diferencia entre lo que los pacientes, familiares y profesionales de atención médica valoran como más importante cerca del final de la vida", dice la autora principal Emily Meier, PhD, una psicóloga clínica del Moores Cancer Center en UC San Diego Health, La Jolla, CA. "En última instancia, las inquietudes existenciales y otras preocupaciones psicosociales pueden ser prevalentes entre pacientes, y esto nos sirve como recordatorio de que debemos preguntar sobre todas las facetas de cuidado que son esenciales al final de la vida".

Los autores destacan que los equipos de cuidados de hospicio son multidisciplinarios e incluyen consejeros religiosos o espirituales. "Sin embargo, en nuestro grupo de muestra no todos los pacientes estaban recibiendo servicios de hospicio, lo que puede haber contribuido a una falta de reconocimiento [por parte de los profesionales de atención médica] a la importancia de la religiosidad/espiritualidad, porque muchas organizaciones y hospitales no tienen a miembros de la iglesia o consejeros espirituales disponibles en el lugar, especialmente para grupos diversos de pacientes".

Los familiares calificaron a ciertos aspectos como más importantes que lo que lo hicieron los pacientes. Entre estos:

  • Terminación de la vida (familias, 80% vs. pacientes, 55%)
  • Dignidad (70% vs. 55%)
  • La presencia de la familia (70% vs. 55%)

Los autores destacan que los profesionales de atención médica valoraron el control del dolor y las preferencias del paciente en cuanto a dónde y cómo querían morir, con menos énfasis en los aspectos psicosociales y existenciales. "Los médicos, enfermeros y otros profesionales de atención médica consideraron que un control óptimo del dolor y mantener al paciente cómodo son un requisito para una muerte digna", indican los autores. "Esto también concuerda con la filosofía general de los cuidados de hospicio y paliativos, que se enfocan en disminuir el dolor y sufrimiento mientras que se mejora la calidad de vida tanto para los pacientes como para sus familiares".

Simplemente hay que preguntarle al paciente

"Si bien en muchos estados del país se solicita formalmente a la gente que analice dar directivas anticipadas e indicar si quieren donar sus órganos", observan los autores, "nosotros como médicos, ¿no deberíamos también pedirles a nuestros pacientes mayores que estipulen sus preferencias para el proceso de la muerte?".

"Si, como sociedad, empezamos a tratar la cuestión de cómo quiere morir la gente y qué es lo que realmente necesita y quiere al final de su vida, quizás podamos ayudar a que más gente tenga una muerte digna, desarrolle todo su potencial, con dignidad y bienestar en todos los aspectos".

Lo primordial es "preguntar al paciente", dice Jeste. "En general, los pacientes saben lo que quieren o necesitan y hablar sobre el tema es un alivio. Les da una sensación de control. Espero que estos resultados ayuden a conversar más sobre el tema a través de todo el espectro".

Fuente: "Defining a Good Death (Successful Dying): Literature Review and a Call for Research and Public Dialogue", American Journal of Geriatric Psychiatry; abril de 2016; 24(4):261-271. Meier EA, Gallegos JV, Montross-Thomas LP, Depp CA, et al; Departamento de Psiquiatría; Sam and Rose Stein Institute for Research on Aging, Moores Cancer Center, Servicios de Psiquiatría y Psicología, La Jolla, California; Servicios de Apoyo a Pacientes y Familiares, y Departamento de Medicina Familiar y Salud Pública, University of California, San Diego, La Jolla.