Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.
SOLICITE INFORMACIÓN
Making the Rounds

Una inscripción más temprana al hospicio es clave para una mayor calificación en calidad de atención por parte de las familias

04/11/2016
MTR - Marzo de 2016

Mejorar la calidad de atención

Es más probable que los familiares califiquen a los cuidados al final de la vida de sus seres queridos como "excelentes" cuando los pacientes se inscribieron en el hospicio por más de tres días, fallecieron fuera del hospital y no fueron internados en una unidad de cuidados intensivos (UCI) dentro del último mes de vida. Esto indica un informe sobre un estudio basado en entrevistas a familiares publicado en una edición especial sobre Muerte y Agonía del Journal of the American Medical Association.

Derive a su paciente al cuidado de hospicio: En línea | Aplicación móvil | 800.938.4827

"Nuestros resultados sugieren que los esfuerzos por aumentar las inscripciones tempranas en hospicio y evitar las internaciones en UCI y la muerte en el hospital podría aumentar la calidad de los cuidados al final de la vida centrados en el paciente y la familia", escriben los autores del informe. "Hasta donde sabemos, este estudio es una de las primeras validaciones empíricas de estos indicadores de cuidados al final de la vida agresivos usando resultados en base a lo indicado por pacientes y familiares en un cohorte basado en población".

Los investigadores analizaron datos de reclamaciones de Medicare vinculados a las respuestas de las entrevistas a 1,146 familiares de pacientes mayores (edad media: 76.0 años; masculinos, 55.8%) que murieron por cáncer colorrectal o pulmonar hacia finales del 2011. Los pacientes eran participantes del estudio Cancer Care Outcomes Research and Surveillance (CanCORS), un estudio de observación, prospectivo y multiregional de pacientes recién diagnosticados con cáncer del 2003 al 2005. Los familiares participantes fueron entrevistados a una media de 144.5 días después del fallecimiento del paciente.

General

  • El 51.3% de los familiares evaluaron a los cuidados al final de la vida de su ser querido como "excelentes", el 27.8% como "muy buenos" y el 20.9% como "buenos, aceptables o malos".
  • Solo el 56.7% de los pacientes murió en su lugar preferido.
  • El 18.9% de los familiares indicó que los cuidados al final de la vida fueron solo "un poco" o "para nada" consistentes con los deseos del paciente, mientras que el 81.1% indicó que los deseos del paciente se siguieron "mucho".

Mejores calificación con atención de hospicio más temprano:

  • La atención se calificó como excelente más para los pacientes que recibieron cuidados de hospicio > 3 días en comparación con los que no recibieron cuidados de hospicio o se inscribieron ≤ 3 días (58.8% vs. 43.1%; diferencia de puntos porcentuales ajustada, 16.5 puntos).
  • Los encuestados cuyos seres queridos recibieron cuidados de hospicio por > 3 días estuvieron más inclinados a indicar que los pacientes fallecieron en el lugar que preferían que aquellos cuyos seres queridos no recibieron cuidados de hospicio o se inscribieron por ≤ 3 días (72.8% vs. 40.0%; diferencia ajustada, 34.4 puntos).
  • Los familiares de pacientes que fallecieron mientras estaban hospitalizados estuvieron menos inclinados a indicar que la muerte fue excelente que aquellos cuyos seres queridos fallecieron fuera del hospital (42.2% vs. 57.4%).
  • Los encuestados también estuvieron menos inclinados a calificar la atención del paciente como excelente si su ser querido había sido internado en una UCI dentro de los últimos 30 días de vida (45.0% vs. 52.3%).
  • Además, es menos probable que los pacientes internados en una UCI durante el último mes de vida hayan fallecido en su lugar preferido que aquellos que no fueron internados en la UCI (38.0% vs. 59.2%).

Los autores destacan que, según una declaración conjunta de la American Society of Clinical Oncology y el National Quality Forum, los indicadores clave de una mala calidad y cuidados al final de la vida demasiado agresivos incluyen: hospitalizaciones repetidas; visitas a la sala de emergencias o internación en una UCI dentro del último mes de vida; quimioterapia administrada dentro de las dos semanas del fallecimiento y derivaciones tardías o ausentes a cuidados de hospicio.

"Los pacientes con cáncer en una etapa avanzada reciben atención médica agresiva al final de la vida, a pesar de la creciente evidencia de que los tratamientos de alta intensidad pueden no estar relacionados con una mejor calidad de vida para el paciente, resultados o duelo de los cuidadores", escriben los autores. Además, "las internaciones en la UCI e inscripciones tardías en hospicio aumentan con el transcurso del tiempo".

Ya que su estudio indica que los tres factores más relacionados con una calificación "excelente" en cuando al fallecimiento de un ser querido por parte de un familiar en duelo fueron una inscripción temprana para cuidados de hospicio, evitar las internaciones en la UCI en el último mes de vida y evitar que el paciente fallezca en el hospital; los autores sugieren que estas serían tres áreas a tratar para mejorar la experiencia al final de la vida para los pacientes y sus familiares.

"Los resultados de nuestro estudio son un argumento contundente para la importancia de adelantarse a la planificación de los cuidados", dice el autor principal Alexi Wright, MD, MPH, una oncóloga ginecológica del Dana Farber Cancer Institute y profesora adjunta de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard. "Cuanta más información tengan los pacientes, es más probable que reciban el tipo de atención médica que desean cerca de la muerte. Y el fallecimiento de los pacientes influye en las percepciones de los familiares en cuanto a la calidad de atención".

Fuente: "Family Perspectives on Aggressive Cancer Care near the End of Life", Journal of the American Medical Association; 19 de enero de 2016; 315(3):284-292. Wright AA, Keating NL, Ayanian JZ, Chrischilles EA, Kahn KL, Ritchie CS, Weeks JC, Earle CC, Landrum MB; Departamento de Oncología Médica, Dana-Farber Cancer Institute; Departamento de Políticas de Atención Médica, Facultad de Medicina de Harvard; y División de Medicina General, Brigham and Women's Hospital, todos en Boston; Institute for Healthcare Policy and Innovation, División de Medicina General; Departamento de Políticas y Administración de Atención, Escuela de Salud Pública; y Gerald R. Ford School of Public Policy, University of Michigan, Ann Arbor; Departamento de Epidemología, Facultad de Salud Pública, University of Iowa, Iowa City; Rand Corporation, Santa Monica; División de Medicina Interna General, University of California, Los Ángeles; y División de Geriatría, Departamento de Medicina, University of California, San Francisco, todos en California; y el Institute for Clinical Evaluative Sciences, Toronto, Ontario.