Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.
SOLICITE INFORMACIÓN
Making the Rounds

La ética médica en la toma de decisiones sobre la atención médica

08/30/2017

Ética médica - MTR

La ética médica, la disciplina que evalúa los méritos, riesgos y preocupaciones sociales de las actividades del campo de la medicina, suele referirse a cuatro principios de la ética de asistencia médica que deberían considerarse a la hora de tomar una decisión:

  • Autonomía: el derecho de un individuo a elegir entre varias opciones de tratamiento, sin coerción.
  • Beneficencia: la obligación de proporcionar terapia para hacerle un bien al individuo.
  • No maleficencia: proporcionar terapia sin hacer daño. Dado que todas las intervenciones tienen riesgos, se intenta minimizar los posibles riesgos y daños evitables
  • Justicia:
    1. La justicia social es la prestación de terapias, teniendo en cuenta que todos los recursos en una sociedad son limitados y no todas las personas pueden acceder a todo
    2. La justicia distributiva ocurre cuando las intervenciones se realizan de la manera más equitativa posible

Aunque el consentimiento informado y las directivas anticipadas suelen asociarse a los servicios de hospicio y los cuidados al final de la vida, sería ideal que todos los adultos consideren las implicaciones si no pudieran hablar por sí mismos, a cualquier edad y cualquiera sea la razón. ¿Qué es lo que querrían? ¿Qué deben saber? ¿Quién querrían que hable en su nombre? Deben analizarlo todas las partes involucradas y dejarlo por escrito.

Derive su paciente a hospicio: En línea | Aplicación móvil | 800.938.4827

Consentimiento informado - El derecho a aceptar o rechazar el tratamiento

La doctrina de consentimiento informado de la ética médica es la implementación del principio ético de autonomía. Otorga dos derechos conectados y separados para los pacientes:

  • El derecho a recibir información adecuada para una elección inteligente sobre la aceptación o el rechazo de un tratamiento propuesto
  • El derecho a rechazar el tratamiento médico por cualquier motivo, incluida la calidad de vida, según el criterio específico del individuo

Para que se considere legalmente válido, el rechazo del tratamiento debe ser la decisión informada del paciente luego de haber recibido todo el material informativo para la toma de dicha decisión.

El derecho a rechazar el tratamiento se afirmó legalmente por primera vez en el caso 1976 de Karen Ann Quinlan, quien, a principios de sus 20, sufrió daño cerebral anóxico irreversible, que resultó en un estado vegetativo persistente (EVP). Cuando los médicos se negaron a honrar los deseos de la familia, la Corte Suprema de Nueva Jersey estableció que un individuo tenía derecho a rechazar el tratamiento y apoyó el concepto de la toma de decisiones representativa cuando el paciente está médicamente incompetente.

La génesis de las directivas anticipadas

  • En 1980, el caso de Nancy Cruzan, una mujer de Misuri que quedó en estado vegetativo persistente luego de una lesión cerebral anóxica, estableció el estándar de "evidencia clara y convincente" de los deseos de un paciente y sirvió como el génesis de las directivas avanzadas y de las leyes estatales y federales que las definen.
  • La Corte Suprema de Misuri, con el apoyo de la Corte Suprema de EE. UU., estableció que las decisiones de tratamiento de un sustituto deben basarse en una evidencia clara y convincente de que el paciente así lo hubiese querido.
  • Además, esta fue la primera vez que la Corte Suprema de EE. UU. abordó la toma de decisiones médica para el final de la vida a la luz de la Constitución y estableció el derecho a rechazar el tratamiento médico.

Estándares en la toma de decisiones de un sustituto para la asistencia médica

Se puede determinar un sustituto para la asistencia médica, alguien que tenga la autoridad legal para tomar decisiones en nombre de un paciente incompetente, de diferentes maneras:

  • Sustituto designado por el paciente: a través de un poder notarial
  • Sustituto designado judicialmente: nombrado por un juez y conocido como "tutor designado por la corte"
  • Sustitutos designados por la ley: familiares u otras personas, en orden de prioridad, que estén autorizados para tomar decisiones médicas en nombre de un paciente incompetente

Dado que el objetivo ético y legal del consentimiento informado es proteger la autonomía del paciente, el sustituto debe determinar cuáles son los deseos de tratamiento del paciente, y no qué tratamiento es mejor para el paciente según el sustituto. El estándar legal sobre el grado de certeza que debería tener el sustituto para las decisiones tomadas difiere en cada estado.

Otros estándares para la toma de decisiones del sustituto incluyen:

  • Estándar subjetivo o con "evidencia clara y convincente": El sustituto debe estar prácticamente seguro que estos fueron los deseos de la persona
  • Estándar de criterio sustituto: Los tribunales han determinado que solo porque el sustituto sea la madre del paciente, debería saber lo que él hubiese deseado, aunque nunca hubiese expresado su opinión sobre el tema
  • Estándar del mejor interés: En ausencia de ningún conocimiento claro de los deseos del paciente, el sustituto está capacitado para decidir lo que crea que sean los mejores intereses del paciente

La ética médica está redactada en términos legales, pero se fundó y existe como una guía razonada para las acciones que deben tomar otros cuando el paciente ya no puede hablar por sí mismo.