Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.
SOLICITE INFORMACIÓN
Making the Rounds

Antipsicóticos y su paciente con una enfermedad terminal en un hogar de ancianos

03/03/2017

Imagen destacada de antipsicóticos

La inclusión del coeficiente de antipsicóticos en el cálculo del Sistema de Calificación de Calidad de Cinco Estrellas para los hogares de ancianos ha aumentado el escrutinio en cuanto a la administración de medicamentos antipsicóticos. El objetivo de VITAS® Healthcare es controlar los síntomas de la mejor manera posible: recetamos tratamientos con antipsicóticos solo cuando corresponde clínicamente. Si se comienza a administrar un antipsicótico por un síntoma específico y el tratamiento no da resultados, el tratamiento se suspende.

Indicaciones para antipsicóticos

Los antipsicóticos representan una clase clave de medicamentos terapéuticos que ayudan a controlar síntomas preocupantes en pacientes con enfermedades avanzadas. Algunos de los síntomas que podrían justificar una prueba con antipsicóticos podrían ser alteraciones perceptuales (alucinaciones, paranoia y desvaríos), nauseas y vómitos, delirios y alteraciones en el comportamiento (agitación y nerviosismo). La agitación y el nerviosismo son particularmente comunes cerca del final de la vida y se ha reportado un índice de prevalencia de más de un 50 % y un 80 % de los casos, respectivamente.

Evaluación multidisciplinaria de agitación y nerviosismo

Cuando el paciente presenta agitación y nerviosismo es bueno hacer una evaluación multidisciplinaria para identificar los posibles motivos de estos síntomas. Dichos motivos deben evaluarse y tratarse en virtud de los objetivos de atención y la expectativa de vida para atender al paciente concentrándose en su calidad de vida. En el cuadro de abajo le mostramos un enfoque considerado.

Derive a su paciente al cuidado de hospicio: En línea | Aplicación móvil | 800.938.4827

Enfoque no farmacológico

En la atención centrada en el paciente, los enfoques no farmacológicos se incorporan como parte del plan de cuidados junto con consideraciones para un tratamiento farmacológico. Algunos ejemplos de técnicas no farmacológicas incluyen intervenciones sensoriales (con música o tacto), organización de la atención (el mundo social que rodea a una persona tiene un impacto en su bienestar) y capacitación para la habilidad de comunicación. Pero las técnicas no farmacológicas pueden ser mucho menos beneficiosas para las personas que están cerca del final de la vida.

Es decir, aquellos que probablemente respondan a intervenciones no farmacológicas tienden a tener mayores niveles de cognición, mayor independencia en las actividades de la vida diaria, la capacidad de comunicarse eficazmente, la capacidad de hablar y mayor receptividad. Las personas que probablemente no respondan a las intervenciones conductuales tienden a tener síntomas físicos, como dolor. La presencia de agitación y nerviosismo debería incluir intervenciones no farmacológicas, particularmente con música y tacto, con el reconocimiento de que dichos tratamientos no eliminan la necesidad del uso de antipsicóticos si el equipo interdisciplinario lo considerara apropiado.

Enfoque farmacológico

El uso de antipsicóticos está reservado para pacientes que exhiben una angustia importante y/o presentan un peligro para sí mismos, otros pacientes o un cuidador. Si bien la FDA no ha aprobado ningún medicamento para el control de la agitación o el nerviosismo, existen varias terapias que han demostrado una eficacia clínica en base a estudios clínicos aleatorizados publicados. Algunos medicamentos que pueden ser eficaces para el control de la agitación en una enfermedad avanzada, particularmente demencia, incluyen antipsicóticos, citalopram, benzodiacepinas y dextrometorfano/quinidina. En el caso de agitación refractaria sin reacción a otros tratamientos, una opción puede ser el uso de fenobarbital. Es muy importante tener en cuenta que síntomas comunes relacionados con la agitación como gritos, movimientos repetitivos y trastocamiento de día/noche no deben considerarse para la terapia con antipsicóticos.

Puntaje del Conjunto de Datos Mínimos 3.0 al final de la vida

Cuando se administra un antipsicótico y el residente muere en el hogar de ancianos, la pantalla de alta no pregunta si el residente recibió un antipsicótico, y por lo tanto el antipsicótico no afecta la medición de calidad. No obstante, si al residente se le da de alta vivo -por ejemplo, para derivarlo al hospital- sí se pregunta si el residente recibió un antipsicótico. La elección de hospicio no se modifica para esta medición. Para el confort y bienestar del residente y para un menor impacto en las mediciones de calidad, lo mejor es ayudar al residente a quedarse en el hogar de ancianos.

VITAS puede ayudar

VITAS tiene décadas de experiencia en el cuidado de residentes de hogares de ancianos cerca del final de la vida. Nuestros planes de cuidado incorporan una evaluación multidisciplinaria y un enfoque administrativo para identificar y tratar los motivos que contribuyen a la agitación y nerviosismo, como el dolor, insuficiencia respiratoria, ansiedad, depresión y constipación. Como parte de nuestro plan de cuidado centrado en el paciente, VITAS ofrece terapias sensoriales no farmacológicas. Además, trabajamos con Intensive Comfort Care® que atienden a pacientes elegibles por hasta 24 horas durante épocas difíciles para que el residente permanezca en el hogar de ancianos en lugar de ir al hospital.

En VITAS, los pacientes y las familias están primero. Elegimos asociarnos con quienes tienen los mismos valores. Juntos podemos alivianar la carga y aflicción al final de la vida mediante la administración adecuada de medicamentos.

Aclaración: la situación de cada paciente es única. Este artículo está dirigido a clínicos y en ningún caso debe reemplazar el juicio profesional de un médico u otro profesional de la atención médica.