Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.
SOLICITE INFORMACIÓN
Making the Rounds

10 maneras de reducir las readmisiones de pacientes

10/12/2017
10 maneras de reducir

La comunicación y colaboración son la clave para reducir la rehospitalización de pacientes. Los estudios sugieren que los profesionales de atención médica -médicos, directivos de hospitales y administradores de establecimientos de vida asistida u hogares de ancianos especializados- pueden evitar las innecesarias y costosas readmisiones si trabajan juntos.

Si bien predecir qué pacientes corren el riesgo de ser readmitidos no es una ciencia exacta, existen algunas inquietudes citadas por los mismos pacientes que los profesionales de la atención médica han comenzado a atender:

  • No sentirse preparados para el alta
  • Dificultad para realizar actividades de la vida diaria
  • Problemas para cumplir con o dificultad para acceder a los medicamentos recetados al ser dados de alta
  • Falta de apoyo social

Derive a su paciente al cuidado de hospicio: En línea | Aplicación móvil | 800.938.4827

10 estrategias para reducir las readmisiones hospitalarias:

  1. La calidad primero. Es simple pero cierto. Si se atiende a los pacientes como corresponde:
    • los índices de readmisiones bajan
    • el desempeño en las mediciones de calidad mejora
    • se ahorra dinero
  2. Comience a administrar la atención y planificar el alta con anticipación. La comunicación con el equipo de atención coordinada tiene que ser constante; esto incluye a familiares, médicos de cabecera y personal del establecimiento de vida asistia o centro de enfermería especializada del paciente. Programe citas de seguimiento después del alta antes de dar de alta al paciente. Después del alta, organice llamadas de seguimiento para que un integrante del equipo pueda evaluar el estado del paciente y responder preguntas.
  3. Revise los medicamentos con el paciente. Los médicos que atienden al paciente hospitalizado deben revisar todos los medicamentos del paciente y darle indicaciones claras y explícitas sobre cómo tomarlos como corresponde.
  4. Use técnicas de "repaso" para asegurarse de que el paciente comprenda. Explique a los pacientes y sus familias cómo manejar su afección, pero a un nivel adecuado para ellos. Pídale a los pacientes que "repasen" o expliquen la información que han recibido.
  5. Use la tecnología de información de salud. Existen barreras que dificultan que los médicos de cabecera ayuden a administrar el traspaso de un entorno hospitalario a un entorno ambulatorio. Con un registro de salud universal, el médico de cabecera puede buscar fácil y rápidamente la información sobre la atención en el hospital.
  6. Mejorar la capacitación del personal de SNF/ALF. Los establecimientos de vida asistida (ALF) y enfermería especializada (NSF) que capacitan a su personal clínico reducen los índices de admisiones y readmisiones al hospital. Se debe implementar un programa de capacitación para ayudar al personal a identificar y actuar ante los primeros cambios en la salud y estado mental/funcional de un paciente.
  7. Personal apto en NSF. La disponibilidad de médicos, enfermeros practicantes o asistentes médicos en el lugar para hacer una evaluación inmediata de cambios agudos en el estado clínico de los residentes de un establecimiento de enfermería especializada es invaluable para evitar hospitalizaciones innecesarias.
  8. Paramedicina comunitaria. La paramedicina comunitaria puede ser muy útil en el plan general de un hospital para reducir readmisiones, particularmente en áreas rurales o con poco acceso a servicios. Los servicios médicos de emergencia ya están establecidos en las comunidades. Con un poco más de capacitación, los paramédicos pueden ampliar el alcance de sus servicios para hacer visitas a domicilio y prestar servicios médicos a pacientes en riesgo de ser readmitidos.
  9. Directivas anticipadas. Saber qué tipo de atención quiere el paciente al final de la vida puede indicar la dirección del tratamiento y las distintas opciones para cuando el estado de salud del paciente cambia. Los pacientes en general prefieren la opción de quedarse en su lugar en vez de ir al hospital. Las directivas anticipadas deben documentarse y archivarse para que el personal clínico y el médico sepan qué es lo que quiere el paciente.
  10. Cuidados paliativos y de hospicio. Para los pacientes elegibles, los cuidados de hospicio y paliativos pueden ser una alternativa más confortable y digna en lugar de pasar sus últimos meses yendo y viniendo del hospital. El hospicio atiende a los pacientes en su hogar, ya sea una residencia privada, una comunidad de vida asistida o un establecimiento de enfermería especializada. Un equipo de hospicio integrado por un médico, enfermero, auxiliar de hospicio, trabajador social, capellán y voluntarios trata los síntomas y dolor del paciente y ofrece apoyo social, emocional y espiritual al paciente y su familia.

Lea más sobre cómo VITAS puede ayudar a su DE a reducir las readmisiones.