Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.
SOLICITE INFORMACIÓN
Making the Rounds

Coordinación de la atención: un nuevo desafío en la reforma de salud, un viejo estándar en el hospicio

10/05/2017

coordinación de la atención

Tenemos aplicaciones y software para administrarla, nuevos modelos de atención y pagos para fomentarla en todos los niveles de la continuidad de atención, nuevas maneras de medir su éxito y nuevas penalizaciones para cuando los proveedores u organizaciones no la cumplen.

La coordinación de la atención es la base de los cuidados de hospicio desde que se aprobó la ley en EE. UU. en 1982.

Derive a su paciente al cuidado de hospicio: En línea | Aplicación móvil | 800.938.4827

Definición de coordinación de la atención

Hay distintas opiniones sobre qué constituye la coordinación de la atención, pero esta definición parece ser la más adoptada:

La coordinación de la atención es la organización deliberada de las actividades de atención de un paciente entre dos o más participantes (incluido el paciente) involucrados en el cuidado del paciente para facilitar la prestación adecuada de los servicios de atención médica. La organización de la atención implica la coordinación de personal y otros recursos necesarios para llevar a cabo todas las actividades relacionadas con la atención del paciente y a menudo se hace mediante el intercambio de información entre los participantes responsables de los distintos aspectos de la atención.

El hospicio ha demostrado el valor de la coordinación de la atención. Los pacientes de hospicio pueden hacer la transición desde una UCI o haber pasado años de un especialista a otro, habiendo sido hospitalizados por exacerbaciones solo para regresar a un estancamiento de la atención médica y una falsa sensación de estabilidad funcional.

Simplificación y eficacia en casos difíciles

Los pacientes de hospicio no son casos simples. Sin embargo, se los pasa de cuidados curativos a paliativos-a menudo de cuidados intensivos costosos a cuidados de confort; siempre de una atención enfocada en la enfermedad a una atención enfocada en el paciente. El hospicio debe encargarse del paciente de manera integral, rápida y eficientemente.

El hospicio trabaja en equipo, visitando al paciente en su hogar.

  • Todo el equipo llega a conocer al paciente, su familia y cuidadores informales. Identifican los deseos y prioridades, expectativas religiosas o culturales, rutinas familiares, capacidades individuales, etc. para desarrollar un plan de atención
  • El médico y RN determinan el diagnóstico e identifican y controlan los síntomas
  • El trabajador social y el capellán se encargan de las necesidades financieras y espirituales y de problemas psicosociales, y a menudo sugieren servicios/apoyo disponibles en la comunidad
  • El auxiliar de hospicio es la persona que más visita al paciente para brindarle una atención práctica personal
  • También se asigna a un voluntario de hospicio y especialistas holísticos para cubrir las necesidades únicas del paciente, desde terapia respiratoria hasta lectura, dar cariño al paciente, o las visitas de mascotas
  • Un especialista en duelo sigue hablando con la familia por más de un año después del fallecimiento del paciente

El trabajo de este equipo variado es posible gracias a la comunicación, documentación, dispositivos que permiten compartir información en tiempo real y el respeto mutuo por la experiencia profesional de cada uno para garantizar la prestación adecuada de los servicios de atención médica.

Medicare lo considera en base al valor

Ha funcionado por 35 años. Los servicios de hospicio son un beneficio de Medicare, se reintegran de la misma manera a todos los proveedores, similar a como la ACA y sus distintos modelos de pago proponen reintegrar la atención médica prestada en base al valor.

Al igual que sucede con el hospicio, los pacientes son más vulnerables durante las transiciones: de un turno del hospital al siguiente, de un especialista al siguiente, de un lugar o diagnóstico o de una aseguradora a otra.

Al igual que con el hospicio, una entidad se desempeña como coordinadora de la atención y garantiza que todos los proveedores compartan información, comprendan sus funciones, mantengan informado al paciente, administren las derivaciones y transiciones, y presten la atención adecuada en el lugar y momento justos.

Al igual que con el hospicio, la atención que se coordina va más allá de los servicios clínicos, y abarca servicios psicosociales, financieros, educativos y holísticos.

Cualquiera que preste cuidados curativos sabe cuál es la alternativa: errores médicos, pruebas de diagnóstico innecesarias, internaciones y visitas no deseadas a la sala de emergencias, elevados costos médicos y atención de baja calidad son la norma actual.

Para ver cómo funciona la coordinación de la atención a largo plazo, el hospicio es el mejor ejemplo.

Los desafíos: transiciones, complejidad

Todos los pacientes corren riesgos durante las transiciones: entre proveedores o aseguradoras, al salir del hospital, al empezar a tomar un nuevo medicamento, etc. Los pacientes con enfermedades progresivas graves son mucho más vulnerables. Por ende, las estadísticas de readmisiones de pacientes de Medicare al hospital: cerca de uno de cada cinco pacientes de Medicare dados de alta del hospital -aproximadamente 2.6 millones de adultos mayores- son readmitidos dentro de los 30 días por complicaciones, lo que significa un costo de más de $26 mil millones cada año. (Meyers et al., 2010)

La complejidad de la atención de estos pacientes se puede solucionar con la coordinación de la atención. Pueden tener varios problemas de salud agudos o crónicos. Pueden atenderse con varios proveedores en varios lugares. Pueden ser incapaces de organizar su propia atención, desde asistir a sus citas hasta comprar y tomar medicamentos recetados. Pueden enfrentar desafíos sociales, desde soledad hasta dificultades financieras.

Mientras que en algún momento su médico de cabecera era quien se encargaba de coordinar su atención, cuando aparecen más complicaciones se necesita un equipo de atención que coordine proactivamente la atención según cada paciente. Este es el método de equipo interdisciplinario que se usa para los cuidados de hospicio y paliativos.