Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.
SOLICITE INFORMACIÓN
Making the Rounds

Nutrición e hidratación para sus pacientes de hospicio

07/26/2018

Nutrición e hidratación

El cuidado de hospicio requiere conversaciones difíciles que conllevan decisiones complicadas por parte de los profesionales de la atención médica y sus pacientes y familias. Una de las discusiones más desafiantes está relacionada con iniciar, mantener o quitar la nutrición y la hidratación artificial (ANH) a medida que un paciente se acerca al final de su vida.

Estas decisiones pueden complicarse por múltiples pautas médicas y cuestiones éticas, y se ven agravadas por las emociones de los pacientes y las familias, sus preguntas difíciles sobre evitar la comida y el agua al final de la vida, y las influencias religiosas, culturales, espirituales y personales que rodean la muerte inminente de un ser querido.

Los profesionales de la atención médica pueden transitar estas decisiones difíciles al tener conversaciones informadas por sus expertas habilidades médicas-clínicas y guiadas por la empatía.

Derive su paciente gravemente enfermo a hospicio: En línea | Aplicación móvil | 1.800.938.4827

Desarrollar un plan individualizado de cuidado de hospicio

Planificación anticipada de cuidados representa un enfoque ideal con un paciente y la familia para dilucidar deseos y valores antes de que el paciente no pueda expresar sus preferencias. Los clínicos pueden educar a los pacientes y las familias sobre el proceso natural de la muerte, incluido el rol de ANH. El equipo interdisciplinar del hospicio puede ser un recurso invaluable para facilitar estas conversaciones para que se cumplan las normas médicas, éticas y profesionales.

Dado que la enfermedad, los objetivos de cuidado y las necesidades de cada paciente son diferentes, las decisiones sobre ANH siempre deben realizarse después de una conversación amable, honesta e informativa que aborde:

  • El diagnóstico y el pronóstico específicos del paciente: ¿cómo los afectará la nutrición/la hidratación?
  • Cuestiones médicas: ¿cuáles son las indicaciones para ANH o contra esta?
  • Cuestiones no médicas: ¿cuáles son las creencias y los valores personales, culturales y religiosos de la familia/paciente? ¿Cómo pueden respetarse dentro de un plan de cuidado de hospicio?
  • Calidad de vida: ¿la alimentación/hidratación artificial aumentará o disminuirá el sufrimiento?
  • Objetivos de la atención: ¿las decisiones relacionadas con el cuidado respaldarán los deseos y los valores del paciente?

Educar a los miembros de la familia sobre el proceso de la muerte

La evidencia actual no apoya la opinion de que evitar los alimentos y el agua al final de la vida contribuye al sufrimiento y/o a la prolongación de la vida. Esta evidencia debe incorporarse en las conversaciones sobre los objetivos de cuidado y en el desarrollo de un plann individualizado de cuidado de hospicio. A medida que cambia el estado de un paciente también debe hacerlo el plan de cuidado de hospicio.

Los médicos y el personal de enfermería también deben abordar cuestiones emocionales, al recordar a las familias que no están "abandonando" ni "haciendo pasar hambre" a un paciente de hospicio que deja de comer o beber. En cambio, los clínicos deben educar a los pacientes y a las familias sobre el proceso natural de la muerte del cuerpo, que incluye que el tracto digestivo se apaga y hay una creciente incapacidad para procesar alimentos y líquidos. Se tranquiliza a las familias al informarles que a medida que disminuye la ingesta de alimentos y agua, el cuerpo del paciente suele liberar endorfinas de "sentirse bien" como su propia forma de aliviar el dolor.

Colocación de sonda: beneficios versus riesgos/complicaciones

Varias pautas abordan las sondas de alimentación para los pacientes de hospicio:

  • Sonda de alimentación actual: si los pacientes ingresan al hospicio con sondas de alimentación colocadas, los médicos deben tratar con los pacientes, las familias y los cuidadores para decidir si y cuándo disminuir o suspender el ANH. A medida que uno se acerca al final de la vida, el ANH puede contribuir a la incomodidad, la aspiración y el desarrollo de úlceras por presión, sin el beneficio de una supervivencia prolongada.
  • Colocación de una sonda de alimentación: en general, las sondas de alimentación no se colocan en pacientes que han sido inscritos en el cuidado de hospicio. En raras ocasiones, el paciente, la familia y el equipo interdisciplinario del hospicio toman la decisión de colocar una sonda de alimentación.

En general, los estudios demuestran que la ANH no prolonga la vida ni aumenta la longevidad, pero puede estar asociada con numerosas complicaciones que disminuyen la calidad de vida del paciente. Las complicaciones comunes incluyen irritación, infección, bloqueo, incomodidad, neumonía por aspiración, hemorragia, reflujo, diarrea descontrolada, socialización/movimiento limitado, colocación/extracción frecuente de la sonda, falta de cuidado bucal adecuado y mayor uso de restricciones físicas y/o químicas. La alimentación por sonda al final de la vida también puede generar sensaciones de "ahogamiento" o plenitud incómoda en el paciente.

A modo de ejemplo de las pautas que dependen del diagnóstico, la American Geriatric Society, la , American Academy of Hospice and Palliative Medicine y The Society for Post-Acute and Long-Term Care Medicine no recomiendan sondas de alimentación para pacientes con demencia/Alzheimer avanzado. En su lugar, se recomienda la alimentación oral asistida.

Preguntas comunes de profesionales de la atención médica sobre la ANH al final de la vida

  1. ¿Las sondas de alimentación evitan la desnutrición? No necesariamente. Muchas personas con sondas de hidratación y alimentación igual tienen desnutrición como resultado de la enfermedad subyacente, la falta de movimiento y los trastornos neurológicos, no por falta de alimentos/agua.
  2. ¿Las sondas de alimentación evitan las úlceras por presión o aceleran su curación? La hidratación/nutrición artificial puede aumentar la producción de orina, las deposiciones, la diarrea, las secreciones de las vías respiratorias superiores y la falta de movilidad. Todo esto puede exacerbar las úlceras por presión o interferir en la sanación de las úlceras/lesiones actuales.
  3. ¿Las sondas de alimentación disminuyen la tasa de mortalidad? Según los estudios, la expectativa de vida es casi idéntica en los pacientes a los que se les ofrece ANH al final de la vida y a los que no.
  4. ¿Las sondas de alimentación evitan la neumonía por aspiración? Los datos actuales no muestran que las sondas de alimentación disminuyan el riesgo de aspiración o de contenido gástrico regurgitado. De hecho, algunos estudios indican un mayor riesgo de aspiración, dado que los pacientes con sondas pueden aspirar contenido gástrico y secreciones orales, o padecer neumonía por aspiración por otras causas orgánicas.

Educar a las familias acerca de los cuidados al final de la vida

A los profesionales del cuidado de la salud se les aconseja alentar a los miembros de la familia para que sigan las pautas aceptadas del hospicio en relación con la comida y el agua al final de la vida:

  • Ofrezca pequeños sorbos de agua/líquidos, trozos de hielo, caramelos duros o cantidades muy pequeñas de comida con cuchara si el paciente todavía puede comer o beber. Preste atención a las señales del paciente sobre cuándo detenerse.
  • Mantenga la humedad de los labios y la boca del paciente con hisopos, un paño húmedo, bálsamo labial o humectantes si ya no pueden beber.
  • Aliente a los miembros de la familia para que brinden formas alternativas de alimentación: conversación, tacto con amor, música, cantar, poesía, humor, visitas de mascotas, masajes suaves, lectura, oraciones u otros actos de cuidado y amor.