Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.

Cuidados para el cuidador

Ayuda para cuidadores - hija ayudando a su madre

Normalmente cuando un ser querido se enferma o desmejora, un familiar se encarga de brindar la mayor parte de los cuidados. De hecho, más de 65 millones de estadounidenses brindan cuidados a un familiar o amigo enfermo, incapacitado o anciano cada año.

Ser el cuidador primario de un paciente es uno de los actos más amorosos que una persona puede hacer por otra. También es un trabajo duro que puede ser muy exigente física y emocionalmente.

Así que, ¿quién cuida del cuidador? Con demasiada frecuencia, los cuidadores ignoran sus propias necesidades mientras se centran en las necesidades de la otra persona. The caregiver can show signs of physical and emotional problems due to burnout and stress.

7 consejos para evitar el agotamiento del cuidador

  1. Permitir a la familia dar una mano. Una reunión familiar puede ayudar a organizar los horarios de todas las personas para que el cuidador pueda tomarse descansos con regularidad.

  2. Involucrar a los amigos. ¿Es decir todas esas personas que siempre dicen: "Dime si hay algo que pueda hacer para ayudarte"? Bien, pues hágales saber. Confeccione una lista de cosas que se deben hacer tales como comprar comestibles, lavar la ropa, cuidar del césped, limpiar el hogar o pasar tiempo con sus seres queridos, y colóquela en el refrigerador. Cuando le pregunten, señale la lista.

  3. Tomar descansos con frecuencia. Aunque solo sean 15 o 20 minutos al día, asegúrese de hacer algo por usted.

  4. Hacer ejercicios. Bien sea un paseo al aire libre de 20 minutos o tomar una clase de yoga, el ejercicio es una manera fantástica de disminuir el estrés y aumentar la energía.

  5. Comer de manera saludable. Su salud y nutrición son tan importantes como las de su ser querido; tome el tiempo necesario para alimentarse bien.

  6. Asistir a un grupo de apoyo para cuidadores. Es posible que su hospicio local, el hospital o el servicio para la tercera edad ofrezcan uno.

  7. Buscar ayuda profesional. Muchos cuidadores se sienten solos, ansiosos, culpables, furiosos, asustados, confundidos o cansados. Si estos sentimientos resultan abrumadores, llame a su médico, hospicio u otro recurso de la comunidad para recibir ayuda.

Artículos relacionados:

Restablezca el "bienestar" en los cuidados de confort