Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.

Mitos típicos sobre el duelo y el luto

Mitos típicos sobre el duelo y el luto

Solo necesita sentirse mejor

La política estándar de licencias por duelo en muchas corporaciones es de tres días. ¿Significa que en tres días se espera que vuelva a trabajar como de costumbre? Nuestra cultura interpreta el duelo de la misma manera que una gripe: que es algo de lo cual podemos recuperarnos completamente y que si nos tomamos unos días libres, tal vez tomar algún medicamento para nuestros "nervios", nos deberíamos curar pronto.

Todos atravesamos un duelo de forma bastante similar

No es verdad. Existen importantes variaciones en la manera de vivir un duelo (instrumental versus expresiva), variaciones culturales y variaciones en la duración e intensidad del duelo. No hay una manera correcta de llevar el duelo.

Lleva alrededor de un año "superar" una pérdida importante

Un sobreviviente cuyo ser querido murió después de una larga enfermedad de Alzheimer puede tener una respuesta de duelo relativamente corta después de la muerte. Puede haber experimentado el duelo de la pérdida de la personalidad del ser querido años atrás. A parent whose child died years ago may feel they have never gotten over the loss. Generalmente, se piensa que un duelo intenso dura entre tres meses y un año y que algunas personas continúan experimentando dolor por dos años o más.

Es mejor no pensar ni hablar sobre el dolor

On the contrary, it has been proven that avoiding the pain associated with grief can have negative consequences, including physical problems, anxiety and depression. Aquellas personas en duelo deben respetar el tiempo que necesitan para hacer el duelo, y no tratar de satisfacer sus propias expectativas internas o presiones externas.

La intensidad y duración de su duelo refleja lo mucho que usted amaba al difunto

No se trata básicamente de eso. No hay un concurso de duelo ni ganador. Debe sentir lo que siente y comenzar a vivir la vida cuando esté listo, a su propio ritmo. Su duelo no depende de otros ni de lo profundo de sus sentimientos por la persona que ha fallecido.