Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.
REQUEST INFORMATION

Dejar de temerle a la morfina

Maite Hernandez, representante de VITAS, habló sobre los mitos de la morfina y el cuidado de hospicio.

Hospicio y morfina

Al igual que la palabra "hospicio", la palabra morfina es aterradora, hasta que conozca un poco más sobre ella.

"La verdad", dice Maite Hernandez, RN, representante de VITAS Healthcare en Florida, "es que la morfina es un medicamento que se administra en un entorno de cuidados intensivos en el hospital".

La morfina sirve para aliviar el dolor asociado con todo, desde el parto hasta algún tipo de cáncer avanzado, donde el paciente puede esperar una recuperación total o está recibiendo servicios de hospicio.

But patients and cuidadores who hear the word “morphine” sometimes fear that their physician se haya rendido, que ellos o alguien a quien aman permanecerán sedados y morirán. Y los médicos que por lo general no prescriben medicamentos avanzados para el dolor se pueden sentir desconfiados de recetar morfina.

Los médicos de cuidado de hospicio y paliativo, sin embargo, tienen la pericia y experiencia en opiáceos para controlar el dolor de sus pacientes con rapidez mediante el uso de la menor cantidad de medicamentos posibles. Entonces, "ajustan la dosis", controlando la dosis y los síntomas de cada paciente para que alcancen el nivel adecuado para controlar el dolor con la menor cantidad de efectos secundarios posibles para ese paciente.

Nadie necesita vivir con dolor

Nadie, en ninguna etapa de la vida, debe vivir con dolor. Prácticamente cualquier tipo de dolor se puede aliviar con medicamentos. Con un dolor reducido a un nivel tolerable, la persona puede comer y dormir, estar mentalmente alerta y conservar una cierta independencia, dignidad y cuidarse a sí misma. Conclusión: la morfina puede mejor la calidad de vida.

Los "opiáceos", que se pueden tomar por vía oral o administrar por vía intravenosa, incluyen morfina, codeína, hidrocodona, oxicodona, hidromorfona, etc. Los opiáceos derivan de las "adormideras" (opium poppies). Los "opioides" son drogas manufacturadas que tienen el mismo efecto que los opiáceos naturales. Ambas clases de medicamentos son calmantes fuertes, seguros y efectivos cuando se prescriben y usan de manera adecuada.

Qué hay que saber

Existen algunas preocupaciones válidas sobre el consumo de morfina que se pueden abordar de manera rápida y directa:

Somnolencia y letargo: la morfina puede causar sedación al principio, pero con el correr de los días este efecto disminuye. Al disminuir el dolor y facilitar la respiración, los opiáceos permiten que el paciente finalmente pueda dormir. En ciertas ocasiones y una vez que el paciente se sienta más confortable y haya descansado, puede aumentar el interés en las actividades cotidianas.

Náuseas: inicialmente el paciente puede tener náuseas, pero estas tienden a desaparecer luego de algunos días de haber comenzado a consumir la morfina. Mientras tanto, las náuseas se pueden tratar con una cantidad limitada de medicamentos adicionales. 

Constipación: es posible que haya constipación con la morfina y otros opiáceos/opioides, pero se trata agresivamente para garantizar que el paciente esté confortable.

Menor eficacia con el tiempo: la tolerancia es posible, pero no siempre es un problema cuando la morfina se usa para controlar el dolor. Es más probable que la enfermedad haya empeorado con el correr del tiempo, y eso resulta en mayor dolor. El médico del hospicio puede incrementar la dosis si el dolor aumenta. Por lo general, los médicos comienzan con dosis de morfina bajas; si el dolor aumenta, la dosis se puede incrementar. 

Adicción: la adicción es rara (menos del 1%) en pacientes que toman morfina para el dolor. Sin embargo, es verdad que luego de dos semanas o más de consumir morfina, no se debe dejar abruptamente. El cuerpo necesita desintoxicarse de los opiáceos para que se pueda adaptar; eso es la fisiología humana normal y no una adicción.

Si usted o alguien que ama tiene una afección que ocasiona dolor crónico o agudo y los medicamentos sin receta, como paracetamol o ibuprofenos, no hacen efecto, hable con su médico para que le prescriba un opiáceo.

"Una de las hermosas cosas que el hospicio puede hacer es brindar atención las 24 horas en el hogar cuando existe un síntoma agudo que se debe controlar", explica Maite. "Entonces, si un paciente comenzó a tomar morfina debido a un síntoma agudo, como dolor o dificultad respiratoria, habrá una enfermera allí para que lo monitoree".

Artículos relacionados

¿Qué es hospicio? No implica darse por vencido; se trata de tener esperanza

Cuidado paliativo vs. cuidado de hospicio