Los beneficios del cuidado médico pueden ser emocionales, físicos y cognitivos

Mire el lado positivo

El perfil del típico cuidador estadounidense es una mujer de mediana edad que cuida a un paciente de edad avanzada; no obstante, un estudio de AARP de 2017 descubrió que el 40 por ciento de los hombres también participa en el cuidado médico.¹

Independientemente de quién esté haciendo el trabajo, el cuidado asistencial puede pasar factura; ya sea que esté a cargo de una hija adulta de alrededor de 40 años o de un hijo de mediana edad que también hace malabarismos con una carrera de tiempo completo y otras demandas familiares. Sin embargo, los estudios también indican que hay una ventaja en el cuidado asistencial.

¿Cuáles son las ganancias?

En una encuesta de 2014 realizada por el Pew Research Center, los cuidadores estadounidenses afirmaron que la experiencia era mucho más gratificante (88 por ciento) que estresante (32 por ciento).2 De la misma manera, una encuesta independiente de 2014 realizada por el National Opinion Researcher Center (NOPC) arrojó que el 83 por ciento de los cuidadores consideraba dicha experiencia gratificante.

Cuidadora posando junto a su madre

Según la evaluación de la American Psychological Association con respecto a las conclusiones del NOPC: "Muchos cuidadores de la familia aportan experiencias positivas relacionadas con el cuidado médico, incluida la sensación de retribuir a alguien que los ha cuidado, la satisfacción de saber que su ser querido recibe una atención excelente, crecimiento personal y un significado y propósito más importantes en la vida de uno. Algunos cuidadores sienten que están traspasando una tradición de cuidado y que al modelar el cuidado médico, sus hijos serán más propensos a cuidar de ellos si fuera necesario".

Y hay más. Debido a que el cuidador promedio está parado la mayor parte del día, inclinándose, levantándose, caminando, el cuidado médico también ofrece beneficios físicos. Las actividades del cuidado médico diario, como bañar, vestir y mover a un ser querido, además de manipular equipos médicos pesados o voluminosos, pueden aumentar la fuerza y la resistencia. Si se realizan de manera constante, estas actividades pueden mejorar la salud física del cuidador.

Hacer malabarismos con los horarios, pagar cuentas, estar al tanto de los horarios y las dosis de los medicamentos, así como hablar con profesionales de la atención médica y los seguros son habilidades cognitivas que pueden ayudar a agudizar la mente del cuidador y mejorar su memoria.

Resalte lo positivo

Es común que el esfuerzo del cuidado médico provoque simultáneamente tanto efectos positivos como negativos. Sin embargo, numerosos estudios han descubierto que los cuidadores que ponen énfasis en los aspectos positivos del cuidado médico muestran niveles inferiores de depresión.

El cuidado médico no es para nada fácil. Pablo Casals, el famoso violoncelista y compositor, una vez dijo: "La capacidad de cuidar es lo que otorga a la vida su significado y sentido más profundos". Los cuidadores están logrando mucho con su tarea. El hecho de que lo consideren una carga o un beneficio puede influir en lo bien que les vaya.

1Pew Social Trends: Caring for Aging Parents. http://www.pewsocialtrends.org/2015/05/21/4-caring-for-aging-parents/ AARP.

2The Hidden Male Caregiver. 2017. https://www.aarp.org/caregiving/life-balance/info-2017/hidden-male-caregiver.html

Averigüe si el cuidado de hospicio podría ayudar a su ser querido.

English 繁體中文