¿Cuida de alguien y trabaja al mismo tiempo?

Si es un trabajador estadounidense que también cuida a un padre anciano, pariente, abuelo o persona con discapacidad, no está solo. Aproximadamente 45.3 millones de estadounidenses cuidan a otra persona un promedio de 24.4 horas a la semana y, entre esos cuidadores, un 60 por ciento también tiene un trabajo. 

De acuerdo con la National Alliance for Caregiving (datos de 2015), el 40 por ciento de los cuidadores describen sus responsabilidades como estresantes, el 20 por ciento dice que el cuidado ha impactado negativamente en su salud, y el 60 por ciento dice que la tarea de cuidado le quita tiempo, le exige trabajar por turnos de medio tiempo o tomar licencias, e incluso hay casos en los que afecta el rendimiento en el trabajo. Las empresas también sienten el estrés, con un impacto financiero estimado de $29-$33 mil millones por pérdida de productividad y costos de atención médica para los empleados cuidadores, un cálculo estimado actualizado por última vez en 2006.  

A nivel nacional, el 60 por ciento de los cuidadores son mujeres, y el 40 por ciento son hombres, todos ellos se esfuerzan por equilibrar la vida y el trabajo como cuidadores no remunerados.  

Con ayuda, puede ser empleado y cuidador. 

Si usted valora su trabajo y honra a su ser querido, debería poder ser tanto un buen cuidador como un buen empleado. El tiempo con un ser querido que está enfermo o anciano puede ser valioso, fugaz y reconfortante para usted. Ser respetado como miembro de un equipo de trabajo que funciona sin problemas es igualmente gratificante. Ambos requieren proactividad y organización de su parte, especialmente si espera evitar el agotamiento del cuidador. 

La honestidad, la puesta en común de ideas para encontrar recursos creativos y los recursos de trabajo lo ayudan a compartir la carga 

Comience por investigar el Programa de asistencia para empleados (EAP) de su empleador para ver lo que ofrece a los cuidadores. En algunas empresas, los cuidadores tienen a su disposición horarios flexibles, licencias familiares u otros recursos relacionados con el trabajo. La Ley de Licencia Familiar y Médica del Departamento de Trabajo de EE. UU. proporciona hasta 12 semanas de licencia no remunerada, con protección del empleo.

El cuidado mientras trabaja 

Lo ofrecemos algunos consejos más: 

  • Hable con su jefe y sus compañeros de trabajo. Cuénteles lo que está sucediendo en su hogar y sea honesto acerca de los posibles cambios en sus horarios. Si su situación como cuidador es impredecible, dígalo. 
  • Tenga un calendario de tareas en casa y en el trabajo para evitar dejar pasar los plazos o tener que salir corriendo del trabajo para ir a una cita que olvidó 
  • Respete su horario de trabajo. Use los descansos y la hora del almuerzo para hacer llamadas telefónicas relacionadas con sus tareas como cuidador, buscar en la Web o mantenerse en contacto con las personas que están en casa 
  • Ofrezca sus propias soluciones a su empleador, ya sea trabajando hasta tarde para terminar el trabajo o los proyectos, trabajando en forma remota o desde su casa, evaluando opciones de trabajo compartido u ofreciendo analizar otros arreglos de trabajo fuera de los convencionales 
  • Establezca prioridades 
  • Delegue y acepte la ayuda de otros, en el trabajo y en la casa 
  • Sea consciente y aprecie la ayuda que otros le brindan cuando se encuentre muy atareado 
  • Recuerde su situación cuando alguien más esté pasando un momento difícil como cuidador mientras trabaja; tienda una mano a quien se la tendió a usted. 

Incluso si trabaja en una pequeña empresa sin políticas formales para licencias familiares o para ausentarse del trabajo, los asuntos relacionados con el horario flexible y el cuidado de personas mayores son temas muy actuales en las empresas. Si varios empleados interesados ​​se acercan al jefe por cuestiones familiares, es posible que puedan encontrar soluciones que beneficien a todos. Vale la pena intentarlo.

Averigüe si el cuidado de hospicio podría ayudar a su ser querido.

English 繁體中文