Cómo cuidar de sí mismo durante el duelo

Recuperarse de un duelo nunca es fácil, ya sea que su rol de cuidador se haya prolongado por meses o años, o haya sido el resultado de una muerte inesperada. Su dolor es real, y está compuesto por nuevas demandas, nuevos sentimientos, nuevas responsabilidades, nuevas personas para confortar o contactar, y grandes espacios vacíos en su corazón y en su vida.

¿Cuándo hay tiempo para usted? ¿Cómo está su salud física, emocional y espiritual en este momento?

Confíe en cualquiera de los siguientes consejos para hacer una diferencia en la forma en que enfrenta la pérdida y el duelo. Comience hoy mismo a realizar una actividad de autocuidado y agregue algunas más mañana. Preste atención a su progreso. Sea cual sea su pérdida, hacer algo por usted todos los días le ayudará a recuperarse gradualmente.

Cuidado emocional

  • Escriba correos electrónicos, cartas y poesía. Escriba en un diario. Grabe sus sentimientos en una cinta.
  • Hable con otras personas sobre cómo se siente para liberar los sentimientos y la tensión reprimidos. Únase a un grupo de ayuda para el doliente.
  • ¡Ría! El dolor es grave, pero no siempre solemne. La risa descarga energía del dolor.
  • Lea libros, artículos y poesía escritos por otros que saben sobre pérdidas.
  • Llame a un amigo compasivo, comprensivo y alegre.

Cuidado mental

  • Afírmese a sí mismo que está bien; que duele pero está bien. La pérdida es el problema, ¡no usted!
  • Preste atención a lo que está en su mente. Luego note qué surge después.
  • Lleve un cuaderno para liberar pensamientos que pesan sobre usted.
  • Convierta en un hábito colocar cosas como llaves y papeles en el mismo lugar cada vez, para que pueda encontrarlos.
  • Haga listas de cosas que debe hacer.
  • Reduzca sus expectativas, por ejemplo sobre cuánto puede hacer y qué tan pronto.
  • Sea consciente de que es posible que no pueda concentrarse, tomar decisiones y recordar las cosas tan bien como siempre.

Cuidado físico

Nutrición

  • Coma alimentos saludables: pan y granos integrales, verduras y frutas, carne, leche y productos lácteos. Evite la comida chatarra.
  • Beba mucho líquido: 8 vasos de agua y jugos al día para la hidratación y la eliminación de desechos.
  • Evite el alcohol y la cafeína. Estos pueden causar deshidratación, dolores de cabeza y dolor lumbar. El alcohol roba vitaminas, disminuye la circulación, puede causar palpitaciones en el corazón y puede actuar como un depresivo.

Haga ejercicio

  • Ayuda a despejar su mente y mejorar la concentración
  • Genera una sensación de logro y control
  • Libera sustancias químicas para promover una sensación de bienestar
  • Aumenta la energía y mejora la capacidad del cuerpo para combatir enfermedades
  • Fortalece el músculo cardíaco y mejora la flexibilidad
  • Controla el peso y mejora el tono muscular y la apariencia, lo que ayuda a mejorar la imagen propia
  • Relaja los músculos después, promoviendo un mejor sueño en la noche
  • Reorganiza y redirige la energía estática para ayudarle a sentir más tranquilidad
  • Funciona mejor al aire libre por la tarde, si es posible

Sueño y descanso

  • Antes de acostarse, evite la cafeína, los alimentos pesados y las principales tareas físicas o mentales.
  • Evite los programas violentos de televisión a altas horas de la noche.
  • Evite el uso excesivo de tranquilizantes y barbitúricos que crean hábito.
  • Relájese antes de acostarse tomando un baño de burbujas.
  • Lea un libro optimista en la cama antes de dormir.
  • Anime a su mente a que se olvide del día.
  • Escuche una grabación de meditación, relajación o imágenes guiadas.
  • Practique la relajación tensando/relajando los músculos desde los dedos hasta la parte superior de la cabeza.

Averigüe si el cuidado de hospicio podría ayudar a su ser querido.

English 繁體中文