Un sistema de apoyo a solo una llamada de distancia

Tenemos un sistema de apoyo a su disposición para cuando lo necesite

Beth se queda mirando el armario abierto. Adentro están las camisas, los pantalones y los trajes de su padre colgados pulcramente, listos para ser embalados y donados a la tienda de segunda mano. Han pasado dos semanas desde su funeral y Beth no tiene energía para sacar ni una prenda de la percha, mucho menos para empacar todo el armario. Ella todavía se está recuperando de su muerte. A Beth le vendría bien algo de ayuda. 

¿Quién está listo para ayudar?

Beth, al igual que otras personas que están de luto por la muerte de un ser querido, está sufriendo un dolor abrumador que puede inmovilizar, agotar su energía y provocar sentimientos de aislamiento y abandono.

Es probable que Beth ya tenga un sistema de apoyo a su disposición, listo cuando ella haga la llamada. Ella asume que los demás notan su tristeza, su ausencia de la iglesia o eventos sociales, por lo que no necesita comunicarse. Pero para los amigos y familiares, su silencio puede ser mal interpretado como su capacidad para enfrentar la situación sin ayuda. Sí, están ocupándose de sus propias vidas. Es posible que no estén pensando en Beth. Es más que probable que quieran ayudarla, ella no tiene más que pedirlo.

Uno no quiere molestar a los demás; los demás no quieren molestarlo a uno

Quienes atraviesan un luto pueden no llamar a sus amigos y familiares por varias razones, entre ellas no querer ser una carga, no querer profundizar el dolor de otra persona o creer que ya deberían haber "superado" su pérdida. Algo de lo que los dolientes pueden no darse cuenta es que los que se preocupan por ellos quieren ayudar; simplemente no saben cómo. Los amigos pueden llamar menos porque no saben qué decir o no quieren ser invasivos. Es posible que tengan miedo de mencionar al difunto por temor a que el doliente se ponga mal.

Cómo crear un sistema de apoyo

En el caso de Beth, una llamada a un amigo de confianza podría significar ayuda con la tarea difícil de embalar las cosas de su padre. Recibir el confort y el apoyo que necesita ahora también será de gran ayuda para que pueda volver a participar plenamente en su las actividades de su vida. Las personas que atraviesan un duelo pueden hacer lo siguiente para crearse un sistema de apoyo: 

  • Aceptar los ofrecimiento de ayuda
  • Ser específicos en sus pedidos de ayuda
  • Continuar con las actividades que los sacan de la casa, donde otros pueden decirles que los han extrañado, como la iglesia, el gimnasio y los eventos sociales. Incluso si se quedan poco tiempo, reciben un apoyo importante.
  • Buscar asesoramiento profesional: un miembro del clero, un psicólogo o un consejero con licencia

Si su ser querido estaba bajo cuidado de hospicio, un doliente puede aprovechar hasta 13 meses de ayuda para el doliente que el servicio de hospicio ofrece después de una muerte. De hecho, VITAS Healthcare ofrece ayuda para el doliente a cualquier miembro de la comunidad, independientemente de que su ser querido haya sido un paciente de VITAS o no.

Cómo apoyar a un amigo que está de luto

Su amigo ha sufrido una pérdida y usted quiere ayudar. Estos son algunos consejos:

  • No tenga miedo de llamar.
  • Deje que su amigo tome la iniciativa; escuche sin juzgar ni contestar.
  • Evite expresiones triviales o generalizadas de condolencias.
  • No pregunte si puede ayudar. En cambio, anticípese a las necesidades de su amigo. "Estaré en tu casa para pasear al perro después del trabajo".
  • Asuma tareas recurrentes, como cortar el césped, llevar a sus hijos a la escuela, etc.

Es importante destacar lo esencial que es contar con un sistema de apoyo a la hora de intentar adaptarse a la pérdida de un ser querido. Si está atravesando un duelo, no está solo. Mire a su alrededor. Verá que hay alguien, probablemente varias personas, listo para brindarle su ayuda. Solo necesita pedirla.

Averigüe si el cuidado de hospicio podría ayudar a su ser querido.

English 繁體中文