Llame al 1.800.582.9533 hoy
mismo.
REQUEST INFORMATION

Pautas para niños que asisten a funerales y servicios conmemorativos

Pautas para niños que asisten a servicios fúnebres

Rituales de un funeral

Therese Rando, una reconocida experta en duelo y pérdidas, explica que los rituales le conceden una estructura a eventos importantes que suceden a lo largo de nuestras vidas, incluyendo la muerte. Un funeral ofrece un tiempo controlado en el que los individuos pueden expresar emocional y físicamente sus sentimientos. Los rituales de un funeral generan apoyo social y ofrecen oportunidades para encontrar un significado, aportando explicaciones espirituales y filosóficas a la pérdida.[i] Los rituales funerarios son más efectivos cuando son personales e involucran la participación de amigos y familiares.

¿Deberían los niños asistir a un funeral?

Cuando se produce la muerte de un ser querido, los adultos enfrentan decisiones difíciles en cuanto a si incluir a los niños en rituales como funerales y servicios conmemorativos. Como pauta general, se les debe permitir a los niños asistir a velatorios, funerales y entierros si desean hacerlo. Los niños también pueden participar en la planificación de funerales. Unirse a sus familiares para estos rituales brinda al niño la posibilidad de recibir apoyo de los demás durante el duelo y la oportunidad de despedirse del difunto a su manera.

Nunca se debe obligar a los niños a asistir a funerales o servicios conmemorativos. Es importante, sin embargo, comprender los motivos de los niños para no querer asistir, por lo que es conveniente hablar sobre cualquier miedo o pregunta que tengan. Ejemplos de preguntas pueden ser: "¿Qué es lo que más temes sobre el funeral?" "¿Qué piensas que sentirías si fueras al servicio fúnebre?"

Preparar a los niños

Siempre se debe preparar a los niños para lo que sucederá en cualquier ritual en torno a la muerte. Describing the funeral process step by step (what they will see, how other people might react, how they might feel) can help allay children's anxieties about the event. Es importante reiterar que tanto llorar como no llorar está bien. Puede ser necesaria más atención y afecto de parte de los adultos para que los niños no se sientan olvidados o abandonados. Es útil hacer los arreglos necesarios con un adulto de confianza para que el niño pueda irse del funeral o servicio fúnebre antes si así lo desea.

Dar a los niños la opción

NUNCA se debe obligar a los niños a ver o tocar el cuerpo. Es necesario darles la opción y respetar sus decisiones. Si van a ver el cuerpo, es útil recordarles que la muerte es el final y describirles el posible aspecto del cuerpo. Ésta podría ser una explicación: "Sally estará acostada en una caja de madera llamada ataúd. Parecerá que está dormida, pero no lo está. Está muerta. Su pecho no subirá ni bajará porque no estará respirando".

Para algunos niños, tocar el cuerpo puede satisfacer la curiosidad, ser una forma de despedirse o ser una expresión de amor. A veces, el niño necesita tocar o ver el cuerpo para saber que la muerte es real. Si deciden tocar el cuerpo, se les debe decir que el cuerpo estará frío y duro. Si un niño no desea ver o tocar el cuerpo, un adulto podría comunicarle que vio el cuerpo y que el difunto no estaba vivo ni respirando.

Se les debe preguntar a los niños si hay algo que quisieran enterrar con su ser querido. A menudo, es un alivio para el niño dejar un pequeño presente, un dibujo, una carta o una foto de ellos mismos en el ataúd.

Explicar el entierro y la cremación a un niño

Si al difunto lo enterrarán, es útil explicarle al niño en detalle lo que significa para que no desarrolle fantasías sobre el lugar en que se puso a descansar a su ser querido. Una posible explicación sería: "El ataúd será sellado y luego llevado al cementerio donde hay muchos otros cuerpos enterrados bajo tierra (o colocados en un agujero en la pared de un edificio llamado mausoleo). Tienen que ser puestos allí debido a que, al igual que una ardilla muerta, su cuerpo comenzará a descomponerse porque ya no tiene vida".

A veces, es difícil para un niño entender la cremación. Al describirla, es importante recordarle al niño que la persona muerta ya no siente nada, y por ello no es dolorosa. Si el niño desea ver el cuerpo antes de una cremación, la mayoría de las morgues pueden hacerlo posible. Cuando se describa la cremación a un niño, tal vez sea útil decir: "La cremación se hace en un lugar llamado crematorio. Allí usan calor para convertir al cuerpo en cenizas. Estas cenizas generalmente se colocan en una caja especial y la familia decide lo que quiere hacer con esas cenizas".


[i] Kenneth J. Doka “Using Ritual with Children and Adolescents,” in Kenneth J.Doka, editor,Children, Adolescents and LossLiving with Grief (Washington: Hospice Foundation of America,2000), p.154.