La ventaja de VITAS: estudio de caso sobre el cuidado de alta agudeza para pacientes en instalaciones de cuidado a largo plazo

A pesar de la gran carga sintomática, es poco probable que los residentes de hogares de ancianos reciban cuidado paliativo de hospicio

Los autores de un documento de investigación publicado en JAMA Internal Medicine reportaron que casi el 70 % de los residentes de hogares de ancianos (NH, por sus siglas en inglés) que participaron del grupo de estudio eran elegibles para cuidado paliativo (CP), pero ninguno de ellos recibía dicho cuidado y solo dos estaban inscritos en un hospicio.

"Es fundamental que exista un mayor acceso a [cuidado paliativo] en hogares de ancianos".

"Nuestro trabajo sugiere que, aunque la mayoría de los residentes de hogares de ancianos informan una gran carga sintomática y son elegibles para servicios de CP, no reciben ningún tipo de CP interdisciplinario", afirman los autores. "Además, solo el 3.8 % de los residentes tenía un MDS [conjunto de datos mínimos]-pronóstico documentado de menos de seis meses de vida, algo poco probable teniendo en cuenta el estado de salud de estos residentes".

El cuidado paliativo, con su énfasis en el control de síntomas/dolor y cuidados de confort en cualquier etapa de una enfermedad crónica, es una especialidad médica que incluye cuidado de hospicio.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) preveen que un 2030, 40 % de los estadounidenses morirá en hogares de ancianos. Sin embargo, poco se sabe de los CP que necesitan los residentes de hogares de ancianos y, a pesar del aumento del costo anual, el cuidado en hogares de ancianos "se ha relacionado con escaso control de los síntomas, poca satisfacción familiar y transiciones de cuidado agobiantes e innecesarias en los últimos meses de vida", destacan los autores.

Los investigadores analizaron datos recopilados en 2015 de una iniciativa en CP realizada en tres hogares de ancianos del norte de California que, a su vez, participaban de una iniciativa más amplia de mejora de calidad para reducir las readmisiones en el hospital. De los 228 residentes estudiados, 157 (un 69 %) fueron elegibles para CP.

Entre el conjunto de residentes elegibles para CP:

  • El diagnóstico más frecuente fue enfermedad de Alzheimer/demencia (47.4%), seguido por insuficiencia cardiaca congestiva (23.7%), enfermedad pulmonar obstructiva crónica (16.7%) y cáncer (8.3%), que representan cuatro de los cinco diagnósticos principales para cuidado de hospicio en 2018, según la National Hospice and Palliative Care Organization
  • El 84.1 % necesitaba ayuda considerable o total para realizar ≥ 3 actividades cotidianas
  • El 32.7 % sentía dolor
  • La cantidad media de medicación fue de 15.2 (promedio: 3 a 34)
  • El 98.7% había completado el formulario de una orden médica para el soporte vital (POLST, en inglés) (47.7%: tratamiento completo; 27.5%: tratamiento limitado; 24.8%: tratamiento orientado al confort)
  • Casi la mitad (47.9%) tenía una readmisión hospitalaria en el último año
  • Ningún residente estaba recibiendo CP
  • Solo el 3.8 % tenía un MDS-pronóstico documentado de 6 meses o menos, y hasta incluso menos (el 1.3 %) estaba inscrito en un hospicio

"Es fundamental que exista un mayor acceso a CP para residentes de hogares de ancianos, puesto que la evidencia creciente confirma que el CP en el entorno de hogares de ancianos está relacionado con un cuidado de mejor calidad y mayor satisfacción, un mejor control de los síntomas y menos visitas al departamento de emergencias, en particular, cuando dicho cuidado comienza en las primeras etapas de la enfermedad", afirman los autores. 

"La identificación temprana de residentes elegibles para CP puede ayudar a que los sistemas de salud orienten sus esfuerzos para cumplir con las preferencias documentadas del paciente, mejoren el control de síntomas, garanticen la derivación oportuna al cuidado de hospicio y reduzcan las agobiantes transiciones de atención al final de la vida".

Uno de los principales obstáculos para acceder a CP en hogares de ancianos es la falta de clínicos especializados en CP capaces de atender a pacientes en estos entornos, destacan los autores. Recomiendan que se exploren e implementen la telesalud y otras estrategias novedosas para aumentar el acceso al tan necesario cuidado paliativo y de hospicio para pacientes con enfermedades crónicas y avanzadas.

La ventaja de VITAS apoya el envejecimiento en el lugar para residentes con enfermedad avanzada

VITAS se especializa en modalidades complejas para pacientes que requieren atención de alta complejidad, un recurso que permite a residentes de hogares de ancianos y centros de cuidado a largo plazo envejecer en el lugar de su preferencia. Para los profesionales en cuidado a largo plazo, el cuidado de hospicio en las instalaciones:

  • Garantiza que el cuidado que reciben los residentes coincida con sus preferencias de cuidados al final de la vida
  • Alivia la carga y el estrés del personal de cuidado a largo plazo al incorporar recursos de hospicio, experiencia, disponibilidad las 24 horas, los 7 días de la semana e integrantes del equipo en los planes de atención diaria de los residentes
  • Reduce las readmisiones de residentes de instalaciones de cuidado a largo plazo en hospitales o departamentos de emergencias, mejora los parámetros generales de calidad de atención en estadías a corto y largo plazo y la satisfacción del paciente y su familia.

Fuente: Stephens, C & Hunt, L. (2017) Palliative Care Eligibility, Symptom Burden, and Quality-of-Life Ratings in Nursing Home Residents. JAMA Internal Medicine, DOI: 10.1001/jamainternmed.2017.6299

¿Su paciente está listo para el hospicio?

Conozca al equipo de hospicio de VITAS

Un médico de VITAS

Médico

El médico controla de cerca el avance de la enfermedad del paciente, receta los medicamentos correspondientes y coordina el cuidado con otros miembros del equipo.
Un enfermero de hospicio de VITAS

Enfermero de hospicio

El enfermero de hospicio es experto en la evaluación y el control del dolor y otros síntomas. Un enfermero también puede ayudar con el cuidado personal.
Una auxiliar de hospicio de VITAS

Auxiliar de hospicio

Los auxiliares de hospicio brindan atención personalizada al paciente. También son los "ojos y oídos" del resto del equipo de hospicio.
Una trabajadora social de VITAS

Trabajador social

El trabajador social cumple el rol de un oyente comprensivo y capacitado, y brinda apoyo emocional.
Una voluntaria de VITAS

Voluntario

El voluntario de hospicio puede llevar música o mascotas de compañía a través del programa Paw Pals, y pasa tiempo de calidad con el paciente y la familia.
Una capellana de VITAS

Capellán

El capellán se encarga de las necesidades espirituales de pacientes y familias de todos los credos, y puede trabajar con su clérigo.
Una especialista en duelo de VITAS

Especialista en duelo

El especialista en duelo brinda apoyo para enfrentar el dolor y la pérdida a los seres queridos del paciente.
El equipo interdisciplinar de VITAS