¿Cuidado de hospicio para pacientes hospitalizados o cuidado de hospicio a domicilio?

Según las encuestas, ante una enfermedad terminal, la mayoría de las personas indicó que prefieren recibir atención en su casa1 y continuar con la rutina con la que se sienten más cómodas. El cuidado de hospicio está diseñado para tratar a los pacienes donde mejor recibirán esos cuidados: su casa. Pero en el caso de pacientes complejos que requieren modalidades de cuidado más intensivas, VITAS puede elevar el nivel de la atención para satisfacer las necesidades del paciente.

El hospicio es una filosofía de cuidado

Muchas personas creen que el cuidado de hospicio supone ir a un lugar y morir allí. El hospicio no es un lugar. El cuidado de hospicio es una filosofía de atención única, que se enfoca en mejorar el confort y la calidad de vida general durante los últimos meses, semanas y días de vida.

VITAS trata sintomas físicos, presta servicios de manejo del dolor y aborda inquietudes emocionales y espirituales. Con el servicio de VITAS, el tiempo que les queda a los pacientes se vuelve más significativo para ellos y sus seres queridos.

Donde sea que viva

El cuidado de hospicio se extiende a cualquier lugar en el que viva un paciente gravemente enfermo, ya sea una residencia privada, una comunidad de vida asistida o un hogar de ancianos.   Un equipo interdisciplinar (médico, personal de enfermería, auxiliar de hospicio, capellán, trabajador social, voluntario) prest servicios de hospicio clínicos de manera compasiva a los pacientes, donde sea que vivan.

Cuando un paciente vive en una residencia privada, el equipo acude a su casa para prestar servicios de manejo del dolor, control de síntomas y cuidados personales. El equipo también capacita a los cuidadores y ofrece apoyo emocional y espiritual al paciente y sus seres queridos.

En el caso de los pacientes que viven en una comunidad de vida asistida o un hogar de ancianos, el equipo de hospicio presta servicios complementarios a la atención que el paciente ya está recibiendo. El personal del centro se considera una extensión de la familia del paciente, que recibe el mismo apoyo emocional, incluso servicios de duelo luego de la pérdida.

Tratar afecciones que empeoran

Si los síntomas del paciente (dolor, náuseas o confusión, por ejemplo) empeoran o se torna más difícil su control, VITAS sigue ayudando al paciente para que permanezca en su hogar. Los servicios de hospicio con certificación de Medicare deben ofrecer turnos regulados de cuidado continuo junto al paciente si los síntomas empeoran, eliminando así la necesidad de acudir al hospital.

Unidades para pacientes hospitalizados

Si bien la vasta mayoría de los cuidados de hospicio se brindan a domicilio, en ciertas situaciones (a menudo cuando los síntomas se vuelven más difíciles de manejar en casa) el paciente necesita ser trasladado a un lugar de cuidado dentro de un hospital. Esto podría ser una cama destinada a pacientes de hospicio en un centro de asistencia médica cercano o una unidad de pacientes hospitalizados de VITAS. Más allá del espacio, el objetivo del cuidado de hospicio para pacientes hospitalizados es tratar los síntomas para que el paciente pueda regresar al nivel de cuidados de hospicio a domicilio de rutina lo antes posible.

Hay muchos pacientes de hospicio que nunca necesitan ser admitidos en un lugar de cuidado dentro de un hospital y pueden permanecer confortables en casa durante el tiempo que reciben servicios de hospicio.

1https://palliative.stanford.edu/home-hospice-home-care-of-the-dying-patient/where-do-americans-die/

Llame a VITAS para obtener más información sobre las opciones de cuidado paliativo y de hospicio.

English 繁體中文